Francisco Camps: “Compromís denunció porque no puede permitir que Valencia sea más que Barcelona”

Ante el juez ha dicho que Zapatero y su gobierno trabaron el proyecto valenciano porque a Catalunya le molestaba. Se ha presentado con un "ciudadano ejemplar" que nada sabía de las negociaciones y a quien nadie informó de nada

El expresident de la Generalitat Francisco Camps (i) a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valéncia donde declara como investigado por las supuestas irregularidades en la organización de los grandes premios de Fórmula 1 de València de 2008 a 2012. / ()

A la hora señalada, las diez, acompañado por su abogado, y respondiendo a las muestras de cariño de un viandante y a las increpaciones de algún otro desde la sonrisa, Francisco Camps llegaba a la Ciudad de la Justicia para cerrar el círculo de declaraciones de la pieza 1 de Valmor, el fiasco de la Formula 1.

Y si el resto de investigados en esa pieza han echado balones fuera: Belén Reyero, su mano derecha en la gestación y gestión de aquello, le señaló a él; Nicolás Figueras, ex director de la sociedad Proyectos Temáticos señaló a Gerardo Camps, y Jorge Martínez Aspar, el expiloto y empresario, señaló a Vicente Rambla, hoy Camps ha señalado a Compromís. “Es un partido catalanista que no puede soportar que Valencia sea más que Barcelona”.

Por eso presentó esta “denuncia política”. Y ese argumento lo ha mantenido dentro y fuera de la sala. Ante el juez ha afirmado, según fuentes conocedoras de su declaración, que el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero boicoteó la Fórmula 1 en Valencia porque Catalunya salía perjudicada.

Ha lamentado que tanto la fiscalía anticorrupción como la abogacía de la Generalitat hayan apoyado esa estrategia y se ha presentado como un ciudadano ejemplar que nada sabe de claúsulas de garantía ni de claúsulas de avales.

Ha añadido también que él nunca trató con Valmor, que era una empresa privada con la que negociaba, supone él, o bien el propio Ecclestone o bien José Luis Olivas. Ha negado haber tratado directamente con Belén Reyero y ha asegurado que nadie, ni Rambla ni Gerardo Camps, le informaron de que el proyecto era deficitario. Todo eso a preguntas del fiscal, del abogado de la Generalitat, del de la acusación socialista y de su defensa. El resto de las partes no le han preguntado.

Y a la salida, ya ante los periodistas, ha vuelto a la carga: sin entrar en detalles sobre lo ocurrido en la sala ha insistido: "Una Valencia fuerte es garantía para frenar el proyecto de Països Catalans" con el que está seguro también sueña el nuevo president catalán Quim Torra.

No ha querido Camps salir de ahí. No ha respondido a cuestiones sobre su declaración más allá de mostrarse tranquilo y confiado. Pero sí ha asegurado, en línea con lo anterior, que si no fue rentable la Fórmula 1 es porque alguien suspendió un proyecto que era a muy largo plazo y que de continuar hubiera sido el negocio más rentable para la Comunitat Valenciana.

Y volvía una y otra vez al catalanismo de Compromís y aseguraba que si no tenemos Parque Ferrari (se fue a Catalunya) es por lo mismo... "Una Comunitat Valenciana fuerte sería un freno para el proyecto catalán".

Con la declaración hoy de Camps han pasado ya ante la jueza todos los invsestigados en la pieza 1 de las tres que componen esta macrocausa que investiga la gestación y también la gestión de los grandes premios que se celebraron en Valencia y el agujero de dinero público que provocaron.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?