SER SALUDABLE

Claves para evitar subir de peso en la menopausia

Analizamos qué dicen los últimos estudios sobre esta etapa de la vida de la mujer. Descubriremos cómo funciona nuestro cuerpo y cómo afrontar mejor esta etapa de cambios

La menopausia es un período en el que los cambios que ocurren en el cuerpo de una mujer pueden conducir a un aumento de peso corporal. Al mismo tiempo, estos cambios conducen al desarrollo de enfermedades que hoy en día se conocen como "enfermedades de la afluencia".

Para disminuir su incidencia, y para que esta etapa sea una de las mejores de la vida de una mujer, lo primero de todo es no abandonarse; lo segundo, no caer en “los productos/dietas milagro” basados en pseudociencias y pseudoterapias (que ganan mucho dinero con este periodo) y tomar las decisiones correctas. Para eso Carlos Sánchez, endocrino del Hospital General de Valencia, nos da las pautas para vivir mejor una época clave.

 ¿Qué cambios fisiológicos ocurren en la menopausia?

Básicamente, la menopausia es el periodo de la vida de la mujer en el que la función de los ovarios, de forma mas o menos progresiva, va disminuyendo hasta desaparecer. Esto significa que disminuyen las hormonas femeninas (estrógenos) y aumentan de forma compensatoria las gonadotrofinas (FSH y LH), hormonas hipofisarias.

Estos cambios hormonales y la desaparición de la función de los ovarios se traduce en que desaparece la menstruación como dato más significativo, pero también puede ocasionar un aumento de peso, aumento de tensión arterial, modificaciones en lípidos, en la calidad de los huesos e incluso disminución de la actividad sexual, cambios en el humor y alteraciones de la calidad de vida.

 ¿Se pueden retrasar esos cambios?

La única forma sería suplir la función de los ovarios administrando exógenamente hormonas femeninas (básicamente estrógenos), pero esto, excepto en determinadas circunstancias (menopausia precoz, por ejemplo), no está indicado porque numerosos estudios han determinado que puede tener efectos perjudiciales (por ejemplo cáncer de útero o mama) que sobrepasan con mucho los posibles beneficios.

 ¿Cuántos kilos pueden llegarse a ganar?

No se puede decir exactamente porque depende de cada mujer, pero la tendencia normal es que durante la etapa de la menopausia todas las mujeres aumenten de peso y, sobre todo, aumenten el porcentaje de grasa. Así, casi el 70 % de las mujeres por encima de 55 años tienen sobrepeso u obesidad.

 Ya hay estudios como Preventing Fat Gain by Blocking Follicle-Stimulating Hormone que apuntan a que la culpable de la ganancia de esos kilos podría ser la hormona foliculoestimulante (FSH) que, tras la menopausia, aumenta sus niveles y provoca un gasto energético de reposo relativamente bajo, además de generar mayor adiposidad. ¿Es cierto?

 Sí, estos estudios relacionan el aumento de peso, de grasa y resto de alteraciones con el aumento de una de las hormonas citadas anteriormente, la FSH. Sin embargo y aunque hay estudios en ratas, la utilización de la FSH como terapia para impedir ese aumento de peso y corregir las alteraciones referidas en humanos está aún lejos de poderse confirmar y actualmente no deberíamos crear expectativas sobre su posible relación y uso.

 CUATRO REGLAS BÁSICAS PARA NO GANAR PESO

 1. Tener en cuenta que es una etapa fisiológica de la mujer y que, con unos cuidados, puede permitir llevar una vida saludable y perfectamente feliz.

2. Reducir la ingesta, ya que las necesidades energéticas disminuyen. Esa dieta, reducida en calorías en relación con la previa a la menopausia, debería ser equilibrada en cuanto a la distribución de hidratos de carbono, proteínas y grasas con atención también a la ingesta de fibra y de agua y distribuida en cinco tomas a lo largo del día.

3. Realizar actividad física de forma habitual combinando ejercicios de resistencia y de fuerza pero, sobre todo, disfrutando con ella para que se pueda mantener durante mucho tiempo.

4. No hacer caso a "dietas milagro" ni "terapias alternativas" que, en la mayor parte de los casos, solo nos toman el pelo y son un fraude. En cambio, ponerse en manos de profesionales sanitarios (el endocrinólogo, en algunos casos puede prescribir algún fármaco para la obesidad), dietistas-nutricionistas y profesionales de la Actividad Física.

 UN ALIADO LLAMADO EJERCICIO FÍSICO

 La máxima capacidad funcional se alcanza alrededor de los 25 años, momento en el que comienza un lento declive que se hace más brusco en torno a los 45 o 50.

¿Puede evitarse?

 Revisiones como Physical activity and weight gain and fat distribution changes with menopause: current evidence and research issues, admiten que la actividad física minimiza el aumento de peso y los cambios en la composición corporal y la distribución de la grasa que se experimentan en la mediana edad y pueden disminuir la rápida pérdida de densidad ósea que se produce (sobre todo el entrenamiento de fuerza). Dados estos beneficios, los médicos que tratan a mujeres a partir de edades en las que podría llegar la menopausia deberían alentar a sus pacientes a seguir las pautas de actividad física (al menos 150 minutos por semana de actividad de intensidad moderada).

 Sara Tabares es entrenador personal en Valencia y directora de PERFORMA entrenadores personales

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?