"Salvaondas", ¿Otro producto milagro?

NOS HAN DADO GATO POR LIEBRE... El Comité Científico Asesor de Radiofrecuencias y Salud, CCARS, “cuestiona la eficacia del “salvaondas”, de el que hablamos en Ser Consumidor, para evitar radiofrecuencias de los teléfonos móviles” y habla abiertamente de producto “fraudulento”. Les cuento una historia que no me gusta, pero que me parece que todos los que seguis Ser Consumidor debéis saber. No me duelen prendas: creo que esta vez me han dado gato por liebre también a mí.

Justo cuando la OMS ( Organización Mundial de la Salud ) nos hablaba de los posibles riesgos en el uso de los móviles-antenas por las emisiones que generan a su alrededor, la Fundación Europea de Electromagnetismo y Ciencias de la Salud, con su presidente a la cabeza, José Luís Bardasano, doctor en Ciencias Biológicas, a la cabeza, y con la Universidad de Alcalá de Heneres detrás, nos contó a algunos medios, EL MUNDO, Canal 24 horas de TVE y otros, como a Ser Consumidor, que habían desarrollado un artilugio para evitar precisamente esas ondas supuestamente malignas, incluso cancerígenas. Y nos lo contó. Me pareció de indudable interés para los oyentes.

Unos días después, algunos oyentes y “blogueros” me reprochaban no poner en duda dicho artilugio cuando he sido tan crítico con otros artilugios, como las puñeteras pulseras “curalotodo”; que no dudara de éste “aparatejo”. Y argumente yo que se trataba de un equipo de investigadores, una universidad – la de Alcalá detrás – y que ni siquiera tenían aparentemente un operativo comercial como para sacar una buena tajada del producto. No obstante, volví a llamar a Bardasano. Le dije que me gustaría que me aclarara si había algo “sospechoso” y puso reparos a intervenir de nuevo, le dije que me debía a mis oyentes y que quería dejarles tranquilos; ante mí insistencia por las demandas de los oyentes volvió a explicarlo en el programa y aclaró algo más, no mucho, la verdad. Desmintió que se tratara de un producto fraudulento.

No obstante, yo aclaré al final que “si se descubre algo extraño, no duden que yo seré el primero en contarlo. Y lo cuento.

Unos días después, el Comité Científico Asesor de Radiofrecuencias y Salud, CCARS, http://www.ccars.es/ emite una nota oficial en la que dice que “cuestiona la eficacia del “salvaondas” para evitar radiofrecuencias de los teléfonos móviles”. Y añadía: “carece de evaluaciones científicas verificables y realizadas por instituciones de reconocida experiencia y competencia profesional, como las Agencias de Evaluación Tecnológicas Sanitarias Nacionales e Internacionales”. Más adelante dicen en la nota que “la falta de información objetiva y una percepción errónea sobre los campos electromagnéticos se convierte en un caldo de cultivo para vender un producto fraudulento que hace que la ignorancia se explote de forma lucrativa, sacando partido y explotando el miedo de la población hacia las radiofrecuencias, que son percibidas como una fuerza extraña, desconocida y peligrosa”.

Vamos, que me han metido un gol, por la escuadra. Nos podemos fiar de pocos, pero ya ni de algunos ”pseudocientífícos” . Por eso es Ser Consumidor del domingo 24 de julio hablamos con un portavoz de CCARS, Francisco Vargas, que nos refrende lo que dicen en la nota.

La historia ahora es que las autoridades sanitarias deberían ahora tomar medidas y evitar, en la medida de lo posible, que si éste artilugio de verdad es un fraude, salga al mercado; y quizá también estaría bien que la propia Universidad de Alcalá de Henares, bajo cuyo paraguas actúan desde esta Fundación, investigara qué está pasando. Naturalmente, José Luís Bardasano, que ha perdido todo mí crédito, tiene éste blog y el programa de los domingos para seguir aclarando, si es que puede aclarar algo. La Comunidad científica, incluso, debería erradicar a quienes les hacen mucho daño y les desprestigia.

Seguiré en mí lucha contra productos fraudulentos. Pero hoy, pido disculpas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?