¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

1-0El Govern cesa al 'número 2' de Junqueras, Josep Maria Jové, detenido por organizar el 1-O

Bebidas azucaradas ¿engordan? Respuesta: ¿quién financia el estudio?

marcas-blancasNo me gusta la palabra “refrescos”. Tiene una connotación positiva que de ningún modo debería atribuirse al consumo habitual de estas bebidas, dada su clara relación con la obesidad. Como no creo que vaya a convencer a ningún legislador para que cambie su denominación (recogida, por ejemplo en el Real Decreto 650/2011, que aprueba la reglamentación técnico-sanitaria sobre “bebidas refrescantes”), mejor dejarlo estar. El caso es que hoy quiero hablar de los estudios que relacionan a las bebidas azucaradas (yo puedo llamarlas como quiera ¿no?) con la obesidad. Dos investigaciones “de órdago” acaban de destapar una trama que vale la pena que los consumidores conozcan. Una, además, ha contado en sus filas con reputados científicos españoles. Veámoslas de cerca. 'Conflictos de intereses financieros y de sesgo de información respecto a la asociación entre las bebidas azucaradas y el aumento de peso' (PLoS Medicine). En diciembre de 2013, tres investigadores del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra y uno perteneciente al Instituto Alemán de Nutrición Humana, publicaban un concienzudo estudio que desveló lo siguiente: muchas de las investigaciones que no observan una relación clara entre consumir bebidas azucaradas y sufrir obesidad están, “casualmente”, financiadas por la industria que comercializa tales bebidas. En la investigación, cuya primera firmante es la doctora Maira Bes Rastrollo (no se pierdan sus publicaciones, aquí) se concluye que los estudios "patrocinados" tienen cinco veces más posibilidades de no observar relaciones claras entre el consumo de bebidas azucaradas y un mayor riesgo de obesidad que los que no han sido patrocinados. ¿Casualidad? Ejem. ‘Revisiones que examinan las bebidas azucaradas y el peso corporal: correlaciones entre su calidad y sus conclusiones’ (American Journal of Clinical Nutrition) Objetivo-ganar-kilos-NavidadDos meses después de publicarse la investigación anterior, más datos vienen en su ayuda. Provienen de científicos de Canadá, que han observado lo mismo: los estudios financiados por la industria alimentaria son más propensos a sugerir que la evidencia que apoya una relación causal entre el consumo de bebidas y el aumento de peso es “débil” mientras que en los estudios no financiados las pruebas se consideran “bien fundadas”. En su conclusión hablan de “amenazas, percibidas o reales, para la objetividad científica”. Porque, aunque no se lo crean, ciertos estudios publicados en revistas científicas serias pueden no ser objetivos e incluso estar distorsionados en pro del beneficio de quien lo escribe, quienes lo financian… o de ambos. ¿Cómo puede ser? bebida energeticaToda esta trama se parece mucho a lo que explica el Dr. Ben Goldacre en su muy recomendable libro “Mala ciencia” sobre los estudios relacionados con fármacos. Lean qué dice Goldacre al respecto: los ensayos de las farmacéuticas tienen muchas más probabilidades de producir resultados positivos para su propio medicamento que los ensayos independientes. En el libro hallamos varias trucos que puede utilizar un experto en estadística o epidemiología para tergiversar o “torturar” los datos científicos y que estos “confiesen” lo que a él le interese (en este caso, que las bebidas azucaradas no engordan), en especial si tiene un buen motivo para ello (que suele ser algo tan simple y poco altruista como el dinero). - Ignorar el protocolo por completo - Jugar con los criterios de base - Ignorar los abandonos - Limpiar los datos - «¡Al mejor de cinco… no, de siete… no, de nueve!» - Torturar los datos - Probar con todas las teclas del ordenador No los amplío por motivos de espacio, y también para que se hagan cuanto antes con este imprescindible libro. Les dejo con una cita que aparece en él y que lo resume a la perfección “la única finalidad que me guía a la hora de escribir este libro es enseñar buena ciencia examinando la mala”. Julio Basulto (@JulioBasulto_DN)  

Cargando