¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA ENTREVISTA

"Nuestra sociedad devalúa a los hijos de los pobres "

SÁBADO 09:30H. 'La calle es de todos', 'Cachorros de nadie', 'Con los niños no se juega'… El común denominador de estos libros es la infancia, los menores sin derechos y los jóvenes marginados. Su autor: Enrique Martínez Reguera.

Filósofo, psicólogo y pedagogo lleva más de 50 años trabajando con niños y jóvenes en riesgo de exclusión: “Soy maestro por naturaleza, filósofo por afición y, por nada, psicólogo”. Enrique Martínez Reguera también es cofundador de la Escuela de Marginación (1978) una entidad creada para preparar a personas que trabajan con menores que viven en situación de marginación.

Nuestro invitado siempre ha tenido su casa llena de "jóvenes en acogida". Cuando no está en el hospital, tiene que ir a comisaría o a los juzgados pero todo eso no le importa porque sus chicos lo son todo para él: “Mis niños me han hecho persona. Me ayudan a relativizarlo todo, he desmontado muchos castillos y estructuras mentales gracias a ellos”.

Enrique Martínez Reguera en su casa de Madrid con un arco y dos lanzas traídas de uno de sus viajes a Brasil.

“En España hay muchos menores que apenan tienen derechos por lo que mal podrán tener deberes. Lo que los niños tienen de verdad son necesidades: personales, afectivas… y esto es muchísimo más importante que tener derechos. Si alguien padece hambre, ésta no se mitiga con derechos sino con alimentos”. Enrique cuestiona con vehemencia el papel de las instituciones estatales ya que, en su opinión, sienten un profundo desprecio hacia estos pequeños y sus familias: “Se les judicializa, interna y ya queda todo resuelto”. También se muestra especialmente crítico con la Ley de Protección Jurídica del Menor, una “norma de apariencias que estataliza a los niños y comete atrocidades con ellos”.

A sus casi 80 años se mantiene muy joven y aún tiene ganas de hacer muchas cosas, parte del secreto de su jovialidad y energía está en sus viajes a Brasil: “Para huir de todo esto viajo una vez al año, es mi mejor terapia”. Allí ha convivido con muchas tribus indígenas además de llevar su obra a todos los rincones del país.

“No he conocido a ningún menor marginado que sea irrecuperable”, por eso, Enrique Martínez Reguera ha dedicado toda su vida a la infancia más desprotegida. Más de medio siglo luchando para que esta sociedad no devalúe a los hijos de los pobres.

Cargando