¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EL OJO IZQUIERDO

La danza de las mil y una encuestas. Y las que faltan

Las empresas demoscópicas se han convertido en rivales de las compañías telefónicas, abrumándonos con las ventajosas tarifas de una u otra oferta. Hagan el favor de no agobiarnos

Tanto nos asaltan las encuestas, que las empresas demoscópicas –unas serias y otras de broma- se han convertido en rivales de las compañías telefónicas, abrumándonos con las ventajosas tarifas de una u otra oferta. Agradecemos sus desvelos, pero hagan el favor de no agobiarnos. Lo primero que se deduce de una lectura atenta de esa explosión de datos, es que el voto no es que esté volátil, no, es que está etéreo, vaporoso, evanescente. Pero algunas consecuencias pueden sacarse del batiburrillo.

Todas apuntan a que el PP será el partido más votado, que Ciudadanos sube hasta hacer que la cosa se juegue entre tres, y Podemos, punto arriba o punto abajo, sigue a gran distancia de poder asaltar los cielos. ¿Y el PSOE? Pues le pasa una cosa terrible, que se queda en mitad de la pista, protagonizando el aplaudido papel del payaso bonachón, que el público sabe que no ha pegado a nadie, pero se lleva las bofetadas de todos los demás. Y puestos a recibir sopapos, también tiene que aguantar los de algunas y algunos de los suyos, más preocupados por siniestras batallas internas que por echar una mano.

Con todo, lo que resulta evidente es que ningún partido obtendrá la mayoría necesaria para gobernar en solitario, por lo que acabaremos jugándonos las habichuelas en los pactos. Tranquilos, que tiempo habrá para hincarles el diente…

Temas relacionados

Cargando