¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

LA FIRMA

Diputados comisionistas: muy feo y nada ético

La directora de 'Hora 25' opina sobre la falta de rigor del Congreso para revisar las actividades de sus diputados fuera de la cámara

Hoy en la SER les estamos contando que dos miembros del PP, embajador en la India uno y diputado el otro, hicieron de comisionistas y se embolsaron cientos de miles de euros por asesorar a empresas que buscaban contratos en el extranjero. Son Gustavo de Arístegui y Pedro Gómez de la Serna. Los dos sostienen que su actividad es del todo legal, que pagaron sus impuestos y que tenían la autorización del Congreso.

Seguramente lo es. El Congreso sabía, porque así lo declaró el diputado de la Serna, que era administrador único de una sociedad que se dedica a la consultoría. Y ya está, lo que no sabia el Congreso es que por esas consultas se embolsaba cientos de miles de euros en concepto de comisión, o sea que lo que no sabía el Congreso es que uno de sus diputados es un comisionista, igual que el embajador en la India.

Y si a ellos les parece normal y legal, a los ciudadanos esto les parece muy feo y nada ético. Pero da igual porque el Congreso, hasta ahora, no ha tenido ninguna intención de modificar nada para que casos como estos no vuelvan a suceder. Hay precedentes, recuerden a los populares Pujalte y Trillo, por ejemplo. El Congreso aprueba las actividades de sus señorías y luego no se molesta en comprobar en que consiste la actividad para la que han sido autorizados.

La Cámara argumenta para no hacerlo que cómo no va a fiarse de la palabra de los diputados. Pues casos ha habido para que deje de fiarse. Al reglamento de la cámara, que parece también esculpido sobre roca, ha sido imposible meterle mano desde hace años. Claro que todo se entiende cuando uno escucha al presidente del gobierno diciendo que le parece normal que un diputado cobre comisiones. Como no se lo va a parecer si con la que tiene liada en su partido con la corrupción él sigue tan tranquilo.

 

Cargando