¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

"España está fracturada por el 13% de su territorio"

El periodista Paco Cerdà es el autor de 'Los últimos. Voces de la Laponia Española', un libro que retrata la despoblación de las zonas rurales

Imagen de una vieja casa de piedra en Navaluenga, provincia de Ávila. /

El Gobierno de Japón, como medida para proteger las zonas rurales del país, ofrece hasta 30.000 euros por cada familia que se mude lejos de la ciudad, a pequeñas localidades que están cada vez más despobladas y envejecidas. Este problema, el de lugares con poca población y cada vez con más edad, también lo tenemos en España. Existe, concretamente, una zona llamada la Serranía Celtibérica en la que la densidad de población es inferior a los ocho habitantes por kilómetro cuadrado, como en Laponia, por eso se la conoce como la Laponia del Sur. El periodista Paco Cerdà, que la ha retratado en un libro llamado Los últimos. Voces de la Laponia Españolaha estado en La Ventana para analizar el gran problema de la despoblación.

"Nos dicen que España se rompe por no sé qué estatuto, cuando realmente está fracturada por el trece por ciento de su territorio", ha señalado Cerdà, que ha lamentado que parezca que esto no le importa a nadie. Con esa cifra se refiere a una extensión que abarca territorios que forman parte de Guadalajara, La Rioja, Burgos, Cuenca, Soria, Teruel, Zaragoza, Segovia y Castellón, una zona que ha denominado la Laponia española: "Es una situación muy triste. Nos tiene que hacer reflexionar".

Cerdà viajó durante el invierno, solo, por diez provincias, durante 2.500 kilómetros, para retratar la realidad el éxodo rural y el envejecimiento de la población que decide permanecer en sus localidades de nacimiento. "Intenté encontrarme con las personas que habitan estos territorios, no ya rurales, sino despoblados. Es una España invisible, que no tenemos presente ni en la agenda mediática ni en la política", ha denunciado.

La zona de Tobillos, en Guadalajara, es uno de las muchas que visitó durante su viaje. Se trata de un paraje de menos de un habitante por kilómetro cuadrado. "Es decir, por cada 140 campos de fútbol encontramos una persona", ha ilustrado Cerdà para dar una idea de la dimensión de este problema. Otro de los lugares que recorrió es el noreste de Segovia. Allí, los pocos vecinos, resignados, le dijeron que la despoblación era el signo de los tiempos. Y le explicaron por qué pensaban así: "No estamos en una sociedad, sino en un gran mercado en el que hay productores y consumidores. Cuanto más cerca estén unos de otros mejor estará ese mercado".

Checa, uno de los pueblos protagonistas del libro

Checa es un pequeño municipio, en la provincia de Guadalajara, con 285 habitantes. Su alcalde, Jesús Alba, ha reconocido que no les falta ningún servicio básico: "En eso no podemos poner ninguna pega. Tenemos escuela, urgencias 24 horas y van a volver a poner una ambulancia de soporte vital básico". Pero sí ha lamentado el declive en cuanto a oferta laboral, ya que la gente sigue viviendo de los trabajos tradicionales, como son la agricultura, la ganadería o empresas relacionadas con la madera: "La forma de vida es como la que había hace doscientos años".

Cargando