¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El Ojo Izquierdo

Las enseñanzas de un revolcón

Arrellanado en su anterior mayoría absoluta, el Gobierno no ha entendido que está obligado a hablar con todos. Y que acordar significa escuchar y, en casi todas las ocasiones, ceder

Ya sabrán ustedes que ayer recibió el Gobierno de Mariano Rajoy un sopapo que ningún otro había sufrido desde 1979, y se quedó sin poder convalidar el decreto que liberalizaba el sector de la estiba, reforma a la que estaba obligado por una sentencia europea de 2014. Varias enseñanzas nos deja esta vistosa figura del revolcón gubernamental.

La primera, que la galbana del presidente se ha contagiado a todo el Gobierno, incapaz de trabajar con esfuerzo para hacer algo que a su presidente tanto le cuesta: negociar. Arrellanados en su anterior mayoría absoluta, todavía no han entendido que están obligados a hablar con todos, sindicatos, empresarios y oposición. Y que acordar significa escuchar y, en casi todas las ocasiones, ceder. Llegaron con los trabajos a medio hacer y su holgazanería y desprecio de los demás les ha llevado a tan singular batacazo.

Pero hay, además, otras enseñanzas para anotar. Por ejemplo, una bien llamativa: que si la oposición se une, aunque solo sea en determinados temas, esta legislatura va a ser como un cólico nefrítico para el Gobierno. Un dolor insufrible.

Y aún una última derivada del ejercicio circense de ayer que la izquierda, en su conjunto, debería tener muy en cuenta: votar unidos unos y otros en ciertas ocasiones no causa sarpullidos, ahogos ni alteraciones graves de la salud. Es más: permite respirar a pleno pulmón.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?