MEDIO MINUTO

ETA, echando el cierre

Una vez vencida ETA, le va a tocar al Gobierno de Mariano Rajoy la gestión del nuevo tiempo político sin ETA viva

ETA va a entregar esta semana la localización de las armas, enfilando el definitivo final de la banda terrorista. Una vez vencida ETA, le va a tocar al Gobierno de Mariano Rajoy la gestión del nuevo tiempo político sin ETA viva. Paradójicamente esa labor de ir enterrando definitivamente a la banda le va a tocar gestionarla al partido que siempre ha sido más refractario, de forma especial durante los cinco últimos años, desde que ETA dejó de matar. Hay que recordar que el PP cargó duramente contra la negociación durante el gobierno de Zapatero y contra cualquier flexibilización. Por cargar también cargó hasta contra la vía Nanclares, que resultó clave para precipitar el final de la banda. Y hay que recordar que siempre ha estado a la contra salvo cuando gobernó y negoció con ETA. De hecho la única vez que se han acercado presos y se concedió a otros el tercer grado fue con Aznar y Mayor Oreja pese a que continuaba la violencia callejera y las extorsiones a empresarios. En total el PP acercó a casi 200 presos y concedió 42 terceros grados.

De hecho, la dispersión sigue siendo un asunto debatido y controvertido pero ahora algunas claves van a precipitar que se active. Dos, fundamentalmente: la entrega de las armas de ETA y el condicionamiento del PNV, que ha puesto esta cuestión sobre la mesa. Y claro conviene no olvidar que los presupuestos dependen entre otros del Partido Nacionalista Vasco. Dos años después del atentado de Hipercor y del fracaso de las negociaciones de Argel, con Múgica como ministro de Justicia, se empezó con la política de dispersión, que logró romper la estrategia de ETA en las cárceles. Hoy, en el propio Tribunal Constitucional, que avala la dispersión, hay magistrados que han emitido votos particulares a favor de tener en cuenta la intimidad familiar en el contexto del fin de la banda.

En definitiva, llega un nuevo tiempo y todos tendrán que estar a la altura. También el PP. Por convicción o por interés e incluso desafiando al ala más a su derecha, que apretará, pese a que sus líderes más connotados fueron los artífices de la única política de acercamiento de etarras las prisiones del País Vasco.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?