¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EL DIVÁN

Personas tóxicas: Qué tipos existen y cómo reconocerlas

Maite Nieto nos explica en su diván qué es ser una persona vírica

Imagen de un hombre protegiéndose con una máscara antigas. /

Todos tenemos claro, o casi, lo que es un virus. De esos que en el mejor de los casos nos dejan para el arrastre un par de días. Y al pasarlo entendemos porque también se le llama virus a lo que destroza el disco duro de nuestro ordenador. Hoy en nuestro diván, con Maite Nieto, hablamos de otro tipo de virus que también tiene efectos secundarios y devastadores: las personas víricas. O tóxicas. Una especie de vampiros de carne y hueso que nos chupan la energía.

Las personas tóxicas son aquellas que, al igual que un virus, consumen nuestra energía y nos provocan daños temporales o irreparables. "Ocurre con ellas lo mismo que con la gripe. Te agotan, te dejan desarmados. Pero en etse caso sí podemos hacer algo, alejarnos", ha señalado Nieto.

Pero para alejarnos de ellas lo primero es saber reconocerlas: "Identificarlas es lo más difícil porque todos tendemos a comprender y disculpar a las personas". Muchas veces, además, es imposible alejarse de ellas, porque son miembros de nuestra familia. En ese caso, aconseja Nieto, hay que establecer un perímetro de seguridad. 

TIPOS DE PERSONAS TÓXICA

1. Tóxico pasivo

Son los victimistas, esos que cargan contra todo el mundo como culpables de sus males. Denominados también tristes patológicos. Contagian tristeza, frustración y apatía. Se combaten diciéndoles que puedes ayudarles pero que no vas a ser su eterno paño de lágrimas. Les puedes acompañar pero no puedes permitir que se ahoguen en su tristeza y te hagan compañero de ese camino tan pesado.

2. Tóxico caradura

Estos son los que no paran de pedir favores y al mismo tiempo son incapaces de reconocer que tú también tienes necesidades. Este tipo de gente es muy egocéntrica y te chantajea emocionalmente. Si no decimos alguna vez que no, yo también estoy aquí, tú no eres el ombligo del mundo, nos van a eclipsar hasta hacernos invisibles.

3. Criticones

Su mayor pasión es arrastrar a la gente que lo rodea hacia esa crítica. Necesitan un refuerzo. Hay un error, que es imitarles y convertirte en uno de ellos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?