¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Un símbolo para todos

Si durante la larga lucha contra ETA los partidos tuvieron muchas dificultades para mostrarse unidos, milagro hubiera sido que los forcejeos no reaparecieran a la hora de recordar o de comemorar.

No es de extrañar. Si durante la larga lucha contra ETA los partidos tuvieron muchas dificultades para mostrarse unidos, a pesar de que no paraban de predicar unidad, milagro hubiera sido que los forcejeos no reaparecieran a la hora de recordar o de comemorar. Con motivo del aniversario del secuestro y asesinato de Miguel Ángel Blanco nos hemos encontrado con la decepción de los pulsos y de los regateos.

Históricamente fue el PP el que más empeño en jugar por libre como si se sintiera el abanderado titular en la lucha antiterrorista y se negarA a compartir méritos con los demás de cuyas intenciones siempre recelaba. Los ejemplos son muchos y sangrantes y uno de los más bochornosos se produjo precisamente durante el concierto homenaje a Miguel Ángel Blanco en la Plaza de Toros de Las Ventas en septiembre del 97 donde se vio que a los populares le sobraban todos los demás.

Pero ahora es el PSOE el que cicatea y Podemos, que entonces no existía, pone pegas a otorgar a Miguel Ángel Blanco un protagonismo especial porque dice que hubo muchas otras víctimas y no es bueno singularizar. Eso es cierto pero a mi juicio se equivocan. Cuando los símbolos los crea un artificio se pueden discutir pero cuando brotan espontáneamente adquieren una nueva dimensión y han de ser reconocidos así. La historia está llena de ejemplos: ¿la niña de Vietnam fue la única niña quemada por el napalm? Manuela Carmena conoce mejor que nadie uno de sus ejemplos: la matanza de Atocha.

En el caso de Miguel Ángel Blanco, por la suma de distintas circunstancias, el horror generó una reacción de tal amplitud y tan ancha propagación que cambió de plano e ingresó en el de la referencias populares al tiempo que cambió el signo de la lucha antiterrorista. Yo no creo que Ernest Lluch o Casas o Jauregui o Múgica o Lacalle o Pagazaurtundua tuvieran el menor inconveniente en ser representados por un humilde concejal de 29 años.

La memoria de las víctimas (PEPA BUENO)

El PP lleva años dictando a los demás cómo deben expresar su homenaje a las víctimas. Mientras, una parte de la izquierda sigue dispuesta a dejarse arrebatar la herencia de sufrimiento

Guardia por Miguel Ángel Blanco (MANUEL JABOIS)

Querer convertir a Miguel Ángel Blanco en una víctima más de ETA es querer privar a la sociedad de su mejor momento frente al terrorismo: su momento de mayor dignidad.

Todos contra el terrorismo. No solo el PP (JOSÉ M. IZQUIERDO)

¿Por qué continúa el PP bajo la vergüenza de ese sectarismo con el que Aznar le infectó? Nunca quiso el ex presidente popular hacer política de Estado con la lucha antiterrorista

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?