¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Convivencia con las mascotas

"Estas ordenanzas tienen que ver con el civismo y la mejora de convivencia"

El concejal de Sanidad de Mataró aclara en qué consiste la normativa con la que se podrá multar a los dueños de perros que no limpien con agua los orines

()

Son muchos los municipios que están actualizando sus normativas para mejorar la convivencia en las calles con los animales (mascotas). El último ejemplo está en Mataró, en la provincia de Barcelona. Allí, el Ayuntamiento podrá poner multas desde los 100 euros hasta los 750 euros a los dueños de perros que no limpien con agua los orines que estos generan. Esta es, quizás, la medida que más llama la atención de la nueva ordenanza que se acaba de aprobar.

¿Se trata de una cuestión de salubridad o tiene que ver más con la degradación de espacios públicos? “En principio, nosotros no compartimos en ese énfasis en el tema de las sanciones”, señala Joan Vinzo, concejal de Sanidad de Mataró, a Macarena Berlín en Hoy por hoy. Pero, prosigue: “A raíz de que un ciudadano hizo esta propuesta, nosotros hemos considerado que había que diluir la orina con agua porque él lo había visto hacer en Austria”. La valoración y la lógica, sobre todo, atendieron con esta normativa a la queja de los vecinos, en concreto de zonas peatonales donde el pavimento es más poroso y los orines se retienen, fermentan y se provocan olores más fuertes en verano.

Vinzo incide en la sencillez de la acción y recuerda que “no es ningún esfuerzo llevar una botella de agua para diluir la orina cuando la mascota hace la micción”. Sin embargo, además del agua, ¿podrá utilizarse otro tipo de productos, como azufre o lejía? De entrada, el concejal admite que no van a complicar a la ciudadanía “haciendo llevar productos que sean específicos para la limpieza de estas micciones”. Sobre la utilización de azufre o lejía, Vinzo advierte que no se pueden tirar estos productos para que los perros no orinen en las fachadas de las viviendas o locales, y aunque muchos ciudadanos los utilizan, “no está científicamente demostrado que funcionen”, aunque repelen a las mascotas. “Estas ordenanzas tienen que ver con el civismo y la mejora de convivencia”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?