¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La firma de Iñaki Gabilondo

Cuesta abajo y sin frenos

La vía que quiere abrir ahora el PSOE para revisar nuestra arquitectura territorial y que el PP está dispuesto a considerar hubiera sido clave hace unos año

El protagonista de la película ‘El exótico Hotel Marigold’ decía: “Al final todo acaba bien, y si no acaba bien es que aún no es el final”. Hay mucha gente en España que está convencida de que tanto alboroto quedará en nada y que al final se arreglarán. El problema consiste en saber cuándo es el final y qué destrozos se producen antes de llegar a él. No es lo mismo alcanzar un acuerdo que evite un choque que firmar un armisticio después de un choque. En ocasiones, para mayor sarcasmo, se termina acordando al final de un drama lo que de haberse acordado antes hubiera evitado ese drama.

El cuándo tiene una importancia enorme. La vía que quiere abrir ahora el PSOE para revisar nuestra arquitectura territorial y que el PP está dispuesto a considerar hubiera sido clave hace unos años. Lo será dentro de algún tiempo, pero hoy es a la vez demasiado tarde y demasiado pronto porque el presente es la conflagración.

Hoy el Parlament confirmará su determinación de seguir adelante aprobando las leyes del referéndum y de la transitoriedad jurídica. Ayer el presidente del Supremo y el fiscal general anunciaban solemnemente su determinación en defensa de la patria común e indivisible de los españoles y el Tribunal de Cuentas salía a escena con una resolución que es además aviso para navegantes. Y el lunes, dentro de 5 días la Diada, que elevará 100 grados la temperatura emocional. No sabemos cómo acabará. Nadie tiene la menor idea de cómo van a producirse los acontecimientos. Solo sabemos que vamos cuesta abajo y sin frenos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?