¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

OBITUARIOMuere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

LA FIRMA

Santos o tontos

Los impuestos evadidos se tienen que compensar. ¿Cómo? Pues muy sencillo: con más impuestos a las clases medias y más recortes en gasto público

La ingeniería financiera sigue llevando ventaja. Los papeles del paraíso, la voluminosa documentación obtenida por el diario alemán Süddeutsche Zeitung, y compartida por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, confirman que las tramas organizadas para esquivar obligaciones fiscales gozan de excelente salud, y que algunas empresas, de las más importantes del mundo, y un gran número de personalidades todopoderosas, incluyendo testas coronadas, las están utilizando para burlar la ley a través de paraísos fiscales. Los compromisos públicos de las autoridades para poner cota a estas prácticas son ridiculizados sistemáticamente. Ahora hace dos años de la cumbre celebrada en Antalya, en Turquía, en noviembre del 2015, el G20 anunció de forma muy campanuda la elaboración de un sistema impositivo justo a escala internacional. Pero mientras lo hace, lo ultima o lo aplica, el gran dinero se sigue moviendo sin mayores dificultades por la isla de Man, Malta, Caimán, Jersey y otros refugios similares.

Los ejércitos de abogados de Facebook, de Apple, de Nike, de la Reina de Inglaterra, del Príncipe Carlos, del piloto de Fórmula 1 Lewis Hamilton, de otras gentes con muchos posibles y sus artefactos jurídicos para optimizar beneficios, no parecen estar al alcance del brazo de la ley. La sangría es enorme. El profesor de economía de la Universidad de Berkeley, Gabriel Zucman, cuenta en Le Monde que el 40% de los beneficios de algunos gigantes multinacionales se deslocaliza en paraísos fiscales. La sangría es impresionante. Se calcula que la Unión Europea pierde 60.000 millones de euros anuales por este agujero. Y además, puñetazo de regalo para la ciudadanía, los impuestos evadidos se tienen que compensar. ¿Cómo? Pues muy sencillo: con más impuestos a las clases medias y más recortes en gasto público. Si les apetece enfadarse un poquito más, le recomiendo el último informe de Intermon Oxfam. Es magnífico. Usted llegará a la conclusión de que somos santos o tontos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?