El ojo izquierdo

Cataluña sí, pero las pensiones

Esta anestesia generalizada que nos ha producido la bronca catalana nos tiene vendados los ojos y tapiados los oídos

Han tenido tiempo los consellers de pensarse su situación, y van a acudir al Supremo a ver si pueden abandonar sus celdas, tan magníficamente dotadas con todos los adelantos, en palabras del ministro Zoido sobre las cárceles españolas. Habrá que ver qué decide el juez Pablo Llarena sobre la libertad de Junqueras y el resto de acusados. Mientras, el expresident Puigdemont, en el papel del malogrado Eugenio y su saben aquel que diu, rectifica horas después y proclama que "Cataluña es indudablemente europeísta". Pero al tiempo que Cataluña nos devora cabeza y corazón, en Madrid hay una señora –Fátima Báñez- y unos señores –Rajoy, Montoro- que en apenas cinco años han acabado con los casi 70.000 millones, se dice pronto, de la hucha de las pensiones que había dejado el gobierno de Zapatero. Ya no tienen ni para pagar la extra de diciembre y se endeudarán en varios millones para pagar a los jubilados. ¿Preocupa al Gobierno esta penosa situación? Pues no parece que le produzca demasiada angustia, porque ahí anda la comisión del Pacto de Toledo varada en un meandro del recorrido. Todos paralizados, y diez millones de pensiones siguen pendientes de un hilo. Esta anestesia generalizada que nos ha producido la bronca catalana nos tiene vendados los ojos y tapiados los oídos. ¿Cuándo diremos hasta aquí hemos llegado y váyanse ustedes a su casa?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?