Visión Semanal

Los muertos que no queremos ver

Naufraga una barca con 90 personas frente a las costas libias. Un año después del acuerdo de Italia con este país siguen muriendo personas en el Mediterráneo.

El naufragio de una patera frente a Libia el viernes coincide con el primer aniversario del tratato que Italia firmó con este país para frenar la llegada de migrantes. 90 personas han muerto esta vez,  son más de 300 los que llevamos este año.

Hemos hablado con Óscar Camps, fundador y responsable de la ONG de rescate española Proactiva Open Arms que denuncia que pese a los intentos de la UE de frenar estas migraciones siguen produciéndose. Ha aumentado el número de personas que intentan llegar a nuestras costas: "en 2018 se ha superado en lo que llevamos de año las llegadas de 2017, 6.600 personas, aún y con todos esos acuerdos.  La cifra de muertos es también muy superior porque es imposible abarcar toda la zona. De hecho esta ONG es ahora mismo la única que sigue haciendo rescates en una zona que equivale a la distancia que hay entre Madrid y Barcelona. 

Camps ha denunciado lo que considera una estrategia criminal de la UE al ignorar lo que está pasando en Libia. "Los acuerdos son en realidad con un grupo armado en Trípoli, y otras bandas, porque Libia es un país fallido", los presuntos guardacostas que formamos y financiamos con dinero de la UE actúan con total impunidad y no son más que bandas armadas.  "Yo a veces me pregunto quién acompañará a las autoridades libias ante Tribunal de La Haya: Tusk, Juncker, Mogherini...esto no va a acabar bien".  Europa quiere frenar de cualquier manera "la salida de personas que huyen de esta esclavitud moderna a la que parece que estamos acostumbrados, que es el tráfico de seres humanos, de órganos, los trabajos forzados, la prostitución que es lo que viven estas personas."

La semana de la declaración de la activista pro-derechos humanos Helena Maleno ante el tribunal de Tánger que la está juzgando, Óscar Camps ha denunciado la criminalización que se hace por parte de los gobiernos de los cooperantes como si fueran los culpables de esas migraciones, algo que les ha llevado incluso a que les prohibieran la entrada en un puerto en Italia. Las autoridades quieren que las muertes en el mediterráneo sean el efecto disuasorio de los que huyen de la situación en Libia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?