La mirada de Soledad Gallego-Díaz

La lógica de Rajoy

La moción de censura deja a Mariano Rajoy con la puerta abierta para exigir a su partido que le siga manteniendo como candidato para luchar en otras elecciones

La negativa del presidente del Gobierno a presentar la dimisión tiene lógica si Mariano Rajoy quiere continuar activo en la vida política. La dimisión le retiraría completamente del escenario, porque supondría asumir personalmente la responsabilidad por la gravísima corrupción que infecta al Partido Popular. La moción de censura, por el contrario, al menos desde su punto de vista, le deja abierta la puerta para exigir a su partido que le siga manteniendo como candidato para luchar en otras elecciones. Es posible que los intereses personales de Rajoy y los de otros dirigentes de su partido no coincidan, pero no está claro tampoco qué ventaja puede obtener el PP de la dimisión de Rajoy porque es muy aventurado suponer que cualquier otro candidato popular pueda tener a estas alturas los votos del Partido Nacionalista Vasco, imprescindibles a la hora de una nueva investidura. En estos momentos es posible que Rajoy este luchando no sólo contra una moción de censura, sino también contra los intentos de desalojarle del liderazgo del Partido Popular.

Sea como sea, el protagonista de la jornada de ayer no fue Rajoy sino del líder socialista, Pedro Sánchez, que hizo algo bastante difícil: conseguir el apoyo, nada entusiasta, pero apoyo, del PNV y desarrollar un buen debate en el que los elementos institucionales y políticos ocuparon el primer plano. Eso era lo fundamental, pero quizás lo que más llamó la atención fue su duro enfrentamiento con Albert Rivera y Ciudadanos. Fue como si los socialistas no tuvieran ya dudas sobre quien es su adversario y hubieran definido mucho más claramente su estrategia cara unas eventuales elecciones.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?