Y cuándo salgan de la cueva…¿qué?

Una pediatra explica a qué posibles secuelas tendrían que enfrentarse los 12 niños atrapados en la cueva de Tailandia si finalmente tienen que permanecer varios meses en condiciones de oscuridad, humedad, aislamiento e inmovilidad

“Lo más probable es que cuando salgan de la cueva -si tienen que estar un periodo de tiempo tan largo para la vida de un niño como son varios meses- (las Fuerzas Armadas tailandesas anunciaron en un primer momento que enviarían comida para al menos 4 meses) van a manifestar las secuelas típicas de un estrés post traumático”. Es lo que asegura la pediatra Carmen Ramo, con más de 30 años de experiencia.

“Cuando uno se enfrenta a una situación de muchísimo riesgo para la vida, de gran temor, después aparecen secuelas a largo plazo en forma de trastornos del sueño, trastornos del comportamiento, crisis de ansiedad, terrores…” La pediatra explica que previsiblemente necesitarán “sesiones de terapia para recuperar la seguridad en sí mismos y perder el temor a volver a meterse en otro tipo de aventuras”.

Secuelas físicas y trastornos alimenticios

Este tipo de secuelas pueden ir desde alteraciones de la movilidad o la visión, a trastornos nutricionales. A largo plazo, una situación sin ejercicio físico por estar confinado en un espacio pequeño, puede producir “atrofias musculares o lesiones articulares por esa inmovilización” añade la doctora Ramo, aunque todo depende del tiempo que estén ahí retenidos. Además, “el hecho de no poder moverse puede crear ansiedad e inquietud en niños de estas edades”.

Respecto a la falta de luz, la pediatra relata que “en una situación de falta de estimulación luminosa sostenida se pueden producir lesiones oculares, se pueden producir trastornos adaptativos que pueden requerir supervisión oftalmológica(…) daños a nivel cutáneo por estar en un sitio con humedad y poca ventilación y riesgo de infecciones superficiales en la piel”.

Por último y respecto a la alimentación, nos aclara la pediatra que aunque se les va a suministrar comida y los suplementos vitamínicos necesarios, “algunas vitaminas se sintetizan gracias a la exposición a la luz solar, como la A o la B y podrían llegar a tener algún tipo de carencia en este sentido” .

Van a necesitar apoyo, el cariño de su familia y sentirse muy respaldados. Carmen Ramo cree que va a ser un periodo de adaptación largo aunque con el apoyo adecuado y las medidas psicológicas y terapéuticas se recuperarán porque -concluye- los niños tienen una gran capacidad de superación de los conflictos.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?