¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Hacen un "sinpa" y les pillan por el Facebook

Un grupo de jóvenes dejó sin pagar en un restaurante una cuenta de 500 dólares, pero la jugada al final les salió muy cara

Conforme el Facebook más se acomoda en nuestras vidas, se van conociendo algunos de sus inconvenientes. En Melbourne, Australia, unos jóvenes han terminado pagando caro un "sinpa" (marcharse sin pagar la cuenta) que realizaron en un restaurante. El dueño del establecimiento encontró a los estafadores por Facebook.

El restaurador Peter Leary usó Facebook para encontrar a estos tunantes. La noticia surgió la semana pasada cuando un grupo de cinco jóvenes comensales, después de beber en la barra, pidieron una mesa en el restaurante Southbank.

Según informaba ayer el diario News from all angles, en la cena, ellos se despacharon a gusto por el menú, pidieron y bebieron los mejores y más caros vinos y tras disfrutar de un delicioso postre, se ausentaron para fumar un cigarrito. Pero no volvieron.

Una factura de más de 500 dólares

Peter fue abandonado con una cuenta de más de 500 dólares y resignado a no recuperar su dinero. Sin embargo, Peter recordó algo: "Cuando el grupo llegó, uno de ellos preguntó por una de nuestras camareras que no trabajaba esa noche".

La camarera le dio el nombre de uno de los jóvenes y Peter pensó en Facebook: "Busqué el nombre y allí estaba, qué grande. Y en una foto aparecía con su novia (la única muchacha que había estado en el grupo)". "En la página también encontré su lugar de empleo", añadió un ufano Peter.

Trabajaban en un restaurante de la misma cadena

Peter descubrió que tanto el chico como su novia trabajaban en otro restaurante, para más inri, también Southbank. Indignado porque fueran trabajadores de la misma cadena se decidió a hablar con el gerente del restaurante en el que trabajaban, que prometió tratar con el asunto. A las pocas horas, el gerente de restaurante llegó a Seagrass con el cabecilla, que no sólo pagó la cuenta, sino que dejó una generosa propina al personal.

"El gerente me dijo entonces que me avisaría de las medidas que tomaran", contó Peter. "Más tarde, me llamó para decirme que ambos empleados habían sido despedidos".

Tras la lección, ¿ha eliminado su cuenta de Facebook el desafortunado protagonista de nuestra historia? "Al parecer no", dijo Leary. "O, al menos, aún no". Ver para creer.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?