Qué fue de...Ezaki

El que fuera uno de los porteros más queridos en el Mallorca en la década de los 80 y 90, es ahora el entrenador del Wydad de Casablanca, y su nombre suena como candidato a seleccionador de su país, Marruecos

En la imagen, Ezaki Badou.

Zaki, como se le llamaba popularmente, ha sido elegido como el mejor guardameta árabe del siglo XX y aún se le recuerda en nuestro país por ser el primer portero que paró un penalti a Ronald Koeman en la Liga española, además de por los logros que consiguió en el club insular.

Ezaki Badou nació un 2 de abril de 1959 en Sidi Kacem, Marruecos. Sus primeros pasos como futbolista los dio en el AS Sale, sin embargo, con tan sólo 19 años, ficha por uno de los equipos más populares de su país: el Wydad de Casablanca.

Excepcional Mundial de México '86

Su buen quehacer en el equipo y sus grandes paradas, le valieron un billete con destino al Mundial de 1986 disputado en México.

Y lo cierto es que Ezaki no defraudó. Tras un campeonato extraordinario por parte de todo el conjunto, la selección de Marruecos se clasifica por primera vez en su historia como primera de la fase de grupos, por delante de grandes selecciones como Inglaterra, Portugal y Polonia.

La actuación del joven portero fue muy destacada, lo que provocó que muchos equipos europeos se interesaran por tenerle defendiendo sus porterías. Tras una dura lucha, finalmente fue un equipo español, el Mallorca, quien consiguió hacerse con los servicios del guardameta.

Ezaki llega a las islas

Serra Ferrer, por aquel entonces entrenador del conjunto balear, es quien pide el fichaje del portero, y pese a que con los años, la relación de ambos empeoró y fue lo que propició la salida de Ezaki de Mallorca, durante seis años, el equipo firmó unas de las mejores épocas de su historia con el marroquí defendiendo su portería.

El Mallorca era en 1986 un recién ascendido a Primera División, pero no por ello dejó de luchar por el campeonato. La magia de aquel equipo hizo que el conjunto insular consiguiera su mejor clasificación de la historia al finalizar la temporada en 6º posición.

El éxito de la Copa

Pero la alegría duraría poco en el club ya que de nuevo tendrían que vivir el infierno de la Segunda División española. Sin embargo, el Mallorca era un equipo luchador, con grandes jóvenes jugadores con ganas de hacerse un hueco en la historia de nuestro fútbol.

Así es como el equipo regresa un año más tarde, a la División de Honor de la Liga española, donde se mantendría durante otros tres años. Y las hazañas no tardaron en hacerse patentes.

Ezaki era el dueño y señor de la portería, la confianza que Serra Ferrer había depositado en él, no había sido menospreciada por el marroquí que con cada partido se ganaba el cariño de una afición que ya nunca le olvidaría, y que es más, le recuerda como uno de los mejores porteros que han pasado por la isla.

En temporada 1990-91, el Mallorca alcanza su primera final en su historia de la Copa del Rey. La cita era en un escenario de lujo, el Santiago Bernabéu; el rival, un hueso duro de roer: el Atlético de Madrid. El equipo insular saltaba al campo con las ilusiones puesta en el ansiado trofeo y tan solo la mala fortuna hizo que no regresara junto al equipo a Mallorca.

El rojiblanco Alfredo, en la prórroga, le daba al Atlético de Madrid la Copa y dejaba a los de Serra Ferrer desolados.

Penalti de Koeman

Pero ese año, Ezaki ya había pasado a la historia por otro hecho. En la jornada 24 del campeonato nacional d Liga, el RCD Mallorca vista el Camp Nou para enfrentarse al imbatible 'Dream Team' de Johan Cruyff.

Los de Serra Ferrer no defraudaron y consiguieron un merecido empate en terreno culé. Sin embargo, el encuentro tuvo una historia paralela. Ese día, Ezaki Badou, pasaría a la historia de nuestro fútbol por haber sido el primer portero que conseguía parar un penalti a Ronald Koeman en la Liga española.

Vuelta a casa

Pese al cariño que, en cada partido, le rendía la afición del Mallorca, el guardameta marroquí, su pésima relación con el míster, Serra Ferrer, propicia su salida de club al año siguiente tras seis temporadas como el portero titular del equipo.

Tras una temporada en el FUS de Rabat, Zaki decide colgar las botas. El meta cambia los guantes por el banquillo, y así comienza su etapa como entrenador.

Seleccionador de Marruecos

Comenzó su andadura como míster en equipos pequeños de su país natal, hasta que finalmente recala en un viejo conocido para él, el Wydad de Casablanca, donde había crecido como jugador.

En 2002, consigue lo que muchos entrenadores sueñan, ser seleccionador de su país, Marruecos y lo cierto es que los primeros años no lo hizo nada mal. La selección marroquí consiguió meterse en la final de la Copa de África en 2004, aunque finalmente no pudieron hacerse con el trofeo, que cayó en manos de Túnez.

A partir de ahí, las cosas no funcionaron de la misma manera. El equipo tenía muchos problemas para clasificarse para el Mundial de 2006, lo cual empezaba a cuestionar la figura del seleccionador. Además, Ezaki tuvo varios enfrentamientos con alguno de los veteranos del equipo, a quienes no había convocado y entre los que destacaba el ex jugador del Deportivo de la Coruña, Naybet.

Con las cosas así, Ezaki decide presentar su dimisión en 2005. Tres años más tarde, regresa al Wydad de Casablanca, donde actualmente continúa de entrenador, aunque este verano su nombre ha vuelto a sonar como firme candidato para ser de nuevo el seleccionador de Marruecos.

Por cierto, que en el 2007, se enfundó una vez más los guantes, en un partido de homenaje a Nelson Mandela que enfrentó a una selección de África contra otro del Resto del Mundo.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?