Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Deportes

MUNDIAL 2010 | ESPAÑA, CAMPEONA DEL MUNDO

España gana el Mundial de Sudáfrica con Andrés Iniesta como héroe de la final

España hace de nuevo historia ganando el Mundial gracias a un gol de Iniesta cuando estaba a punto de finalizar la prórroga

Carrusel Deportivo celebra el gol de Iniesta que hace a España campeona del mundo. Pepe Domingo Castaño, Jesús Gallego y el resto de componentes de Carrusel Deportivo, desbordados de alegría / CADENA SER

Johannesburgo ha sido el lugar en el que España ha visto cumplido su sueño de convertirse en campeona del mundo. Un sueño que este torneo ha demostrado que no llega así como así. Para ganar un Mundial hacen falta muchas cosas, pero la Selección tenía las más importantes: buenos jugadores y un buen equipo.

Buenos jugadores como Iniesta, cuyo gol cuando la final parecía abocada a los penaltis. Y un buen equipo como el que no se arredró cuando Holanda sacó el manual del juego sucio para hacer frente al tiqui-taca.

Cuando estos jugadores lograron el título europeo en Viena sabían que se convertirían en los máximos favoritos para el Mundial de Sudáfrica. Y ser favorito es, en ocasiones, ser candidato a enfrentarse a más obstáculos que nadie. Rivales que se encierran, árbitros que no quieren regalar nada, patadas... España hoy tuvo de todo eso. Porque Holanda no llegó hasta la final con un juego brillante, pero tampoco rácano. Sin embargo se plantó en ella creyendo que para ganar debía traicionar a su historia.

Sin embargo, la historia la escriben los valientes. Y la Selección española lo fue todo el partido. Y también Iniesta a falta de tres minutos para que concluyera la prórroga. Su disparo sirvió para cambiar el curso de la historia de España, que ya es campeona del mundo.

La agresividad se vistió de naranja

Porque a pesar de que España salió al campo queriendo enseñar al mundo que es la mejor -y casi única- representante del 'fútbol total' del siglo XIX, su ímpetu apenas duró un cuarto de hora, el tiempo que tardó la 'oranje' en recurrir a una agresividad desmedida para frenar a su rival.

España era vertical y tenía en Pedrito y Ramos a sus mejores hombres. 'La Roja' intentaba buscar constantemente a Villa, pero los desmarques de 'El Guaje' no recibían el visto bueno de los banderines de los jueces de línea. El defensa del Real Madrid tuvo la primera gran ocasión del partido, pero su cabezazo lo detuvo Stekelenburg. También lo intentó Villa, aunque su disparo se marchó fuera.

A partir de ese momento, Holanda tiró del juego violento para no verse desbordado por el tiqui-taca. Y lo peor de todo es que la táctica funcionó gracias a la permisividad del árbitro inglés Howard Webb. Porque si enseñó amarilla en una dura entrada de Van Persie, rápidamente compensó con otra a Puyol. Y después de mostrar otra cartulina a Van Bommel -que repartió durante todo el partido a su gusto- le tocó el turno a Sergio Ramos.

Holanda era la que pegaba, pero las tarjetas eran para los dos. Como el método funcionaba, puesto que en ese ecosistema no encontraban la pelota Iniesta, Xavi y Pedro, los narajas decidieron dar una nueva vuelta de tuerca al estilo. Los mejores exponentes del juego sucio fueron los tacos que De Jong dejó a Xabi Alonso en el pecho y la devolución de una pelota de Sneijder, que 'en plan caballero' lanzó directamente a portería y Casillas tuvo que sacar con la punta de los dedos.

'La Roja' encontró el camino

España necesitaba el descanso y, afortunadamente, en él encontró la manera de meterle mano a Holanda. No inventó nada que no hubiera hecho antes: jugar bien al fútbol y no dejarse intimidar. Y Holanda, hay que reconocerlo, bajó el pistón. El espectáculo lo agradeció, porque el partido fue abriéndose poco a poco y llegaron las ocasiones para los dos equipos. La mejor, para Robben. Mano a mano contra un Casillas que no sólo desquició a su ex compañero al desviar el balón con su pie izquierdo, sino también a todos los que saben que llamarle 'El Santo', en ocasiones como esta, es quedarse corto.

Lejos de asustarse, los españoles supieron cambiar el curso del partido. Encontraron huecos donde antes no los había. Ayudó la entrada de Jesús Navas en sustitución de Pedro. 'La Roja' encontró a Villa, que estuvo a punto de marcar. Xavi e Iniesta se reencontraron con el balón y Sergio Ramos a punto estuvo de nuevo de marcar al estilo de Puyol en la semifinal contra Alemania. Cómo se llevaba las manos a la cabeza cuando vio que el balón se iba arriba. Alguno también se las llevó cuando Robben le ganó en velocidad a Puyol para volver a encarar a Casillas. Pero esta vez el quite fue de Piqué.

Destinados a sufrir... hasta que llegó Iniesta

Como en todos los partidos del Mundial, España parecía destinada a sufrir. Y el mejor escenario para hacerlo es siempre una prórroga, donde apenas hay tiempo para recuperarse de un traspié. Por eso, la Selección lo intentó hasta el final, con una Holanda sólo dispuesta a salir a la contra o a sorprender desde lejos, como intentó Sneijder justo antes de que terminaran los 90 minutos de rigor.

Pero España no se tomó la prórroga como un momento para sufrir, sino como una ocasión para seguir buscando el gol. Lo malo es que no entraron los balones de Casc y Navas y que Webb no vio ni una falta a Iniesta en la frontal del área ni la caída posterior de Xavi en el área. No era penalti, pero Webb tampoco tenía la intención de equivocarse una vez más.

Gol de Iniesta (Holanda,0-España,1). 

Escucha los minutos finales del Holanda-España. 

Primera parte del Holanda-España en Carrusel Deportivo. 

Segunda parte del Holanda-España en Carrusel Deportivo. 

Los gazapos de Carrusel durante el Mundial.