Juez y abogado, contra Baltasar Garzón

El juez que ha sentado en el banquillo a Garzón comparte actividad docente con uno de los abogados del caso que denunció al magistrado de la Audiencia Nacional por prevaricación

Fotografía de archivo, del 7 de marzo de 2011, del juez Baltasar Garzón a las puertas del Tribunal Supremo /

Alberto Jorge Barreiro, magistrado del Tribunal Supremo, es profesor asociado de Derecho Penal en la Universidad Autónoma de Madrid. Durante varios años ha trabajado bajo la supervisión del departamento que ha dirigido Gonzalo Rodríguez Mourullo, abogado del presunto número dos de la trama Gürtel, Pablo Crespo.

En el departamento de Derecho Penal de la Universidad Autónoma de Madrid coinciden el juez del Tribunal Supremo Alberto Jorge Barreiro, como profesor asociado y los catedráticos Gonzalo Rodríguez Mourullo y Miguel Bajo, que son al mismo tiempo abogados de imputados en la trama Gürtel y el primero, acusador particular en nombre de Pablo Crespo en el caso de las escuchas a abogados en prisión.

Jorge Barreiro es el magistrado que ha sentado al juez Garzón en el banquillo por este asunto. Su trabajo en la UAM como profesor asociado cuenta con el permiso preceptivo del CGPJ y coincide con la labor docente que también desempeña en esa misma universidad el catedrático Gonzalo Rodríguez Mourullo, quien desde hace dos años es profesor emérito y defiende a Pablo Crespo.

En ese mismo departamento, Barreiro coincide con otro catedrático de Penal, Miguel Bajo, que es abogado del ex senador y ex tesorero del Partido Popular, Luis Bárcenas.

"No hay nada ilícito"

Fuentes jurídicas y docentes consultadas por la redacción de la Cadena SER aseguran que no hay nada ilícito en actuación del magistrado aunque la relación laboral o docente que mantiene desde hace años podría ser motivo suficiente para la abstención del juez en las causas en las que intervengan esos abogados.

La coincidencia de magistrados y abogados en ejercicio en un departamento universitario como profesores suele ser habitual en las universidades españolas, según las fuentes consultadas, pero parece "llamativo cuando no incorrecto" que esos jueces intervengan y resuelvan después los recursos o las peticiones que presentan los abogados-compañeros en los tribunales que ellos dirigen.

Las causas de abstención sirven para que la sociedad vea que juez no tiene interés directo en el pleito pero también para que parezca que no lo tiene. Lo de la mujer del César, dicen.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?