Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Ciencia y tecnología

CASO MEGAUPLOAD

Kim Schmitz, fundador de Megaupload, queda en libertad condicional

La justicia neozelandesa ha otorgado la libertad condicional al fundador de Megaupload, cuya extradición pide Estados Unidos por supuesta piratería informática

Kim Schmitz, durante su declaración en la corte de Auckland / REUTERS/TV3

Kim Schmitz había apelado ante el Tribunal del Distrito de North Shore una decisión en la que se le denegó la libertad condicional y el juez de esa instancia ha considerado que el informático alemán no representa un peligro de fuga, según la cadena de televisión TVNZ.

Kim Schmitz (apodado Dotcom) fue detenido el 20 de enero en su mansión en las afueras de Auckland (Nueva Zelanda), junto con otros tres directivos de Megaupload en el transcurso de una operación policial internacional del FBI que incluyó el cierre de su portal de descargas en internet y detenciones en Europa.

Junto con Dotcom fueron detenidos los alemanes Mathias Ortmann, de 40 años y cofundador de Megaupload, y Finn Batato, de 38 años y responsable técnico del portal, así como el holandés Bram van der Kolk, de 29 años y jefe de programación.

Desde ese operativo, el fundador de Megaupload pidió en tres oportunidades la libertad condicional pero se la denegaron hasta hoy, mientras que Ortmann, Batato y van der Kolk lograron la libertad provisional.

Además, está previsto que el Tribunal de North Shore fije una fecha para la vista del proceso de extradición de Dotcom y los tres ejecutivos, formulada por las autoridades de Estados Unidos ante la justicia neozelandesa.

Estados Unidos acusa a un total de siete ejecutivos de Megaupload, entre ellos los cuatro detenidos en Nueva Zelanda, y dos empresas vinculadas al portal por diversos delitos de piratería informática, crimen organizado y blanqueo de dinero.

A Megaupload se le atribuye haber causado más de 500 millones de dólares (381 millones de euros) en pérdidas a la industria del cine y de la música al transgredir los derechos de autor de compañías y obtener con ello unos beneficios de 175 millones de dólares (133 millones de euros).

En el caso de que se apruebe la extradición, los cuatro detenidos serán juzgados en Estados Unidos, cuya justicia les imputa varios delitos, desde relación con el crimen organizado y blanqueo de dinero, hasta violación de la ley de derechos de propiedad intelectual.