Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

Breivik admite ser autor de los atentados de Noruega, pero se declara no culpable

El ultraderechista se ha emocionado tras ver un vídeo que él mismo grabó horas antes del asalto a Utoya

REUTERS/Hakon Mosvold Larsen/Pool / Anders Behring Breivik ha saludado con el brazo derecho en alto y el puño cerrado al entrar en el juicio

El ultraderechista Anders Behring Breivik, autor confeso de los atentados del 22 de julio de 2011 en Noruega, en los que murieron 76 personas, dijo este lunes al comienzo del juicio que no reconoce la autoridad del tribunal por representar al Estado noruego, que defiende el "multiculturalismo".

"Reconozco los hechos, pero no la culpabilidad. Actué en defensa propia", dijo Breivik a la pregunta de la juez después de la lectura de la acusación, que se prolongó durante una hora.

El ultraderechista ha admitido en el primer día del juicio por los atentados del pasado julio en Noruega, en los que murieron 77 personas, la autoría de los hechos, aunque se declara "no culpable".

"No reconozco a los tribunales noruegos porque han recibido su mandato de los partidos políticos que apoyan el multiculturalismo", dijo el fundamentalista cristiano, de 33 años.

Breivik dijo que la juez principal, Wenche Elizabeth Arntzen, no esta habilitada para juzgarlo, porque "es conocido que es amiga" de Hanne Harlem, hermana de la ex primera ministra laborista Gro Harlem Brundtland, uno de los objetivos del ultraderechista, aunque no presentó queja formal contra la magistrada.

Breivik saludó con el brazo extendido y el puño cerrado al entrar en la sala. El ultraderechista, que se mostró tranquilo y sonriente, llegó escoltado por dos policías y esperó a que le quitasen las esposas para saludar con el brazo extendido, y luego estrechó las manos de los psiquiatras que lo han examinado con anterioridad y que se acercaron adonde él estaba sentado.

La primera jornada del juicio, que durará diez semanas, incluirá la lectura de la acusación y las intervenciones introductorias de las dos partes, y no esta previsto que Breivik declare hasta el martes.

Emocionado con un vídeo

Durante la primera jornada del juicio se ha visionado un vídeo propagandístico que el extremista colgó en Internet horas antes de matar a 77 personas. El vídeo, que no había sido difundido antes, es un compendio que pretende resumir con un centenar de fotografías y citas un manifiesto de 1.500 páginas en inglés que Breivik difundió en la red, '2083: Una declaración de independencia europea'.

Al final del visionado de la película, Breivik, que hasta entonces se había mostrado impasible, se llevó las manos a la cara tras parecer emocionado por las imágenes.

El vídeo, de 12 minutos de duración y que colgó en YouTube y en otro portal, insiste en la idea central del pensamiento de Breivik: que Europa está controlada por los defensores del "marxismo cultural" y el "multiculturalismo" y que es necesario defenderse ante la "amenaza" que supone la "invasión islámica". La Fiscalía justificó la difusión del vídeo por su valor a la hora de reflejar las ideas de Breivik.

Psiquiátrico o cárcel

La Fiscalía recordó que pide, de acuerdo con el primer informe mental realizado a Breivik -que lo considera un enfermo mental-, que sea transferido a un centro psiquiátrico, ya que una persona no puede ser condenada a pena de cárcel si no es penalmente responsable de sus actos.

Pero la Fiscalía mantiene una "expresa reserva" relacionada con el resultado del segundo estudio mental, que concluyó que Breivik no se hallaba en estado psicótico cuando cometió los atentados y que por tanto es penalmente responsable, y el resultado de la presentación de pruebas a lo largo del proceso.

Hasta el tramo final del juicio, que durara diez semanas, la Fiscalía no decidirá qué pena solicita para él: ingreso en un psiquiátrico o condena de cárcel de 21 años más custodia, una figura que puede equivaler a cadena perpetua, ya que si se estima que sigue siendo un peligro social, puede ser recluido de forma indefinida.