Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

Internacional

CASA BLANCA

Obama se ríe de sí mismo y de sus opositores republicanos en la cena de corresponsales

Más de 2.300 personas se congregaron este sábado en el Hotel Hilton

REUTERS/Larry Downing / Obama se ríe de sí mismo en la cena de corresponsales de la Casa Blanca

El presidente Barack Obama hizo bromas esta noche a costa de su propio envejecimiento desde que llegó a la Casa Blanca, y bromeó a costa de sus rivales republicanos durante la Cena Anual de Corresponsales en el 50 aniversario de la primera de estas cenas en las que se aceptó la presencia de mujeres. La gala, originalmente dominada por periodistas, se ha convertido a lo largo de los años en un desfile de artistas de cine, televisión, música y de la prensa.

FOTOGALERIA: El actor George Clooney ríe en la cena anual de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca mientras atiende a los medios

REUTERS / El actor George Clooney ríe en la cena anual de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca mientras atiende a los medios

Antes del tradicional discurso con bromas, Obama salió brevemente del escenario, y tras bambalinas se le escuchó musitando sobre cuánto ha encanecido en los tres años que lleva en la presidencia, y preguntándose qué diría frente a los invitados sino funcionaba la pantalla con texto.

"Necesito un cigarrillo", dijo Obama, quien repetidas veces ha asegurado que ha dejado de fumar. De regreso al escenario, Obama recordó como "aniversario histórico" el casi año transcurrido desde que un pelotón de fuerzas especiales mató en Pakistán al jefe de Al Qaeda, Osama bin Laden. "En ese mismo fin de semana, hace un año, hicimos justicia a uno de los individuos más notorios del mundo", dijo Obama.

Después en las grandes pantallas de vídeo instaladas en la sala apareció una foto del magnate Donald Trump. En la cena del año pasado el presidente hizo bromas a costa de Trump y sus reiterados cuestionamientos acerca del sitio donde nació Obama.

Obama saludó la presencia en la sala de algunos legisladores republicanos en el Congreso y, refiriéndose a la obstrucción que ese partido ha ofrecido a todas las iniciativas presidenciales comentó que esos políticos "pudieron tomarse esta noche un descanso de su esfuerzo por no aprobar leyes".

"Mis adversarios de la derecha constantemente expresan sus temores acerca de una ''agenda secreta'' si gano un segundo mandato en la Casa Blanca", dijo Obama. "Y tienen razón, hay una agenda secreta. Voy a decirles algunas cosas que haré".

"Una de las cosas que haré en un segundo término", dijo Obama, "será promulgar nuevamente la reforma del sistema sanitario". Después de casi 20 minutos de bromas, Obama dijo a la audiencia que tenía otras muchas en su guión "pero, a decir verdad, tengo que consultarlas con el Servicio Secreto antes de que les caiga el nuevo toque de queda".

El gobierno ha aprobado normas de conducta más estricta para los miembros del Servicio Secreto, después de que varios agentes se involucraron en un escándalo con prostitutas en Cartagena (Colombia), poco antes de la reciente Cumbre de las Américas.

Obama terminó su presentación, en tono serio, elogiando el papel de los periodistas y enfatizando que en ocasiones como las de esta noche "prevalece y compartimos la libertad de expresión sobre nuestras diferencias".

El comediante Jimmy Kimmel, que siguió a Obama en el podio, comenzó su actuación saludando al presidente "Salam", probablemente en una alusión al saludo musulmán salam alaikum, y las constantes suspicacias de ciertos sectores derechistas en EEUU de que su presidente es musulmán.

Kimmel dijo que continuaría con algunas bromas sobre el Servicio Secreto, y dirigiéndose a Obama le bromeó: "Si eso no es adecuado, señor presidente, por favor cúbrase las orejas, si eso es posible". Un rasgo de Obama que es favorito entre los caricaturistas es el tamaño de sus orejas.

Entre las personas que asistieron a la cena estuvieron el chef español José Andrés; el jefe de la Representación de la Unión Europea en EEUU, embajador João Vale de Almeida; el cineasta Steven Spielberg, el actor George Clooney, la cantante Lindsay Lohan, y la actriz Viola Davis, que este año ganó un Oscar por su papel en la película 'The Help'.