¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El juez imputa al presidente y al consejero delegado de Barclays por la expulsión de los accionistas minoritarios

El magistrado quiere indagar por qué la entidad bancaria compró a precio de saldo los títulos de más de 1.500 accionistas

La querella interpuesta contra el Consejo de Administración de Barclays Bank, después de que expulsara a los accionistas minoritarios de la entidad bancaria en la junta general del pasado 12 de diciembre sigue su curso. El juez ha citado a declarar en calidad de imputado, con el visto bueno del fiscal, al presidente de esta entidad, Carlos Martínez, y al consejero delegado, Jaime Echegoyen. La cita será el próximo mes de septiembre.

El juez Baltasar Fernández ha citado a declarar en calidad de imputados por un presunto delito societario al presidente del Barclays, Carlos Martínez y al consejero delegado, Jesús Echegoyen. La cita será el próximo 20 de septiembre.

El magistrado toma esta decisión a la vista del informe del fiscal que apoyaba la petición de la acusación particular que representa el letrado Ignacio Serrano. Fernández quiere averiguar porqué en la Junta General de Accionistas del pasado mes de diciembre, la entidad bancaria acordó comprar a sus 1.686 accionistas minoritarios los títulos al precio que marcaba entonces el mercado de 1,5 euros cada acción.

En este sentido, el juez también solicita los nombres, apellidos y direcciones de los afectados. Barclays aseguró que esta medida se la había impuesto el regulador bursátil británico y que estaba avalada por el Ministerio de Economía.

El letrado de la acusación, sin embargo, señalaba en la querella que la entidad "había maquinado e impuesto un acuerdo abusivo, lesivo e injusto de expulsión de accionistas minoritarios, amortizando las acciones a precio de saldo", lo que suponía una "expropiación o expolio de los títulos cuando menos valen debido a la crisis económica provocando un grave quebranto patrimonial". Un perjuicio que en su caso cifraba en 200.000 euros.

Cargando