El Ecce Homo de Borja, la última de una larga lista de polémicas restauraciones

Restauración y polémica son dos términos que, muy a menudo, van de la mano. La lista es amplia. Valga tres pinceladas para hacernos una idea

El antes y el después del Ecce Homo de Borja /

Desde hace un par de días los medios nacionales, e internacionales, no hace otra cosa que hablar del Ecce Homo pintado por el artista Elías García Martínez y restaurado con todo el cariño, pero sin ninguna pericia, por Cecilia, una octogenaria vecina del municipio de Borja donde se encuentra la obra. Se especula sobre si es la peor restauración de la historia, pero ¿Qué otras restauraciones polémicas han existido?

Estado del antes y después de la obra de arte después de la intervención de la anciana / CENTRO DE ESTUDIOS BORJIANOS

La página web del diario británico BBC se hace eco de lo sucedido con el Ecce Homo del siglo XIX que adornaba una iglesia en la localidad zaragozana de Borja / BBC NEWS

Madrid, Roma, o París. Tres ciudades tres polémicas. La primera de ellas llegó en el año 1996 con la restauración de una de las obras más emblemáticas del Greco: 'El Caballero de la mano en el pecho'. Entró en los talleres del museo español con la firma del pintar y salió sin ella.

Su restaurador alegó que la firma era falsa y tení a faltas de ortografía. Afirmación, por cierto, con la que no estuvieron de acuerdo Inmaculada Pérez, especialista del CSIC, ni Carmen Garrido, jefa del Gabinete Técnico del Museo del Prado.

Más reciente en el tiempo: la polémica del Louvre. En diciembre de 2011 se decidió restaurar una de las obras más conocidas de Leonardo da Vinci y que mora en el museo parisino del Louvre: 'La Virgen, el Niño Jesús y Santa Ana'. Según algunos expertos el cuadro perdió su característico 'sfumato'. Dos reputados miembros del comité científico de la pinacoteca francesa dimitieron. El motivo: estaban en desacuerdo con el método seguido en la restauración de la obra. La limpieza del cuadro había sido demasiado extrema.

Italia, cuna del arte, no podía escapar de la polémica tampoco. En la era Berlusconi, al primer ministro no se le ocurrió otra cosa que implantar un pene y un brazo a dos estatuas romanas que había el palacio presidencial. Su decisión no gustó en el mundo del arte ya que contravenía todas las normas de restauración. Eso sí, con su decisión Silvio Bersluconi se hizo un hueco en los informativos de medio mundo.

Seguramente en Madrid, Paris o Roma la escena que se vivió al descubrir 'las nuevas obras' sería muy similar a esta que escenificó Mr.Bean hace unos años. Totalmente surrealista.

Teresa García Blanc, nieta del autor del 'Ecce homo': "Cuando vi la pintura me dió un ataque de risa"

Cecilia asegura que no restauraba el Ecce Homo a escondidas: "El cura lo sabía"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?