Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

cerrar

Invitados que se sienten como en casa

Cómo hacer bien una cama. Descubre algunos trucos para conseguir una cama cómoda y bonita / C.T.

La habitación de invitados debe ser perfecta para que amigos y familiares se sientan como en casa mientras nos visitan. Tanto si estas semanas navideñas vas a ser tú el invitado como si los vas a recibir, pon la decoración al servicio de un ambiente familiar y acogedor.

No puede ser la habitación de los trastos que despejamos cuando tenemos visita en casa. Y menos en estas fiestas en las que todos somos o recibimos invitados.

Hacer del cuarto de invitados un ambiente elegante, acogedor, funcional y cómodo es la clave para que todos nos sintamos como en casa. Transfórmala en una experiencia hotelera pero con ese punto casera con acogedores textiles y muebles adecuados.

Con un dormitorio en tonos cremas con elementos de colores vivos -verdes, morados o rojos- como mantas, sillones, cojines o cortinas seguro que triunfamos y nos ajustamos al gusto de todos los invitados. Lo básico es que la habitación sea confortable. Son ideales los dormitorios con paredes forradas con papel de diseños geométricos o naturales pero discretos y sencillos. Un espejo, una mesita de noche y una cómoda de aire retro o de líneas funcionales y no te olvides de una buena iluminación. ¡Ni de la decoración! No es un solar, sino un cuarto pensado para que todos los que duerman en él piensen que está diseñado a su medida. Así que, pon cuadros, jarrones, cajas y flores. Son elementos sencillos y fáciles de combinar para darle a la habitación el toque redondo.

Una buena idea, para esos momentos de intimidad de nuestros invitados, es que la habitación tenga un sillón o un escritorio cómodo. Y, sin duda, la cama. Tanto si te decantas por una de matrimonio o una tipo nido -perfecta para esas visitas sorpresa de última hora- debe ser confortable, de buena calidad y con estilo. El toque extra se lo damos vistiéndola de lujo. Puedes optar por unas sábanas de satén, con un tacto exquisito, o algodón en blanco, que descansan la vista, y sobre las que puedes superponer otros colores como lilas o tierras y formas con cojines o colchas. El otro truco es usar los cojines. Primero dos almohadas individuales y, por delante, coloca cojines de distintos tamaños -de dos en dos, que no sea tampoco un caos ni tarden nuestros invitados diez minutos en quitarlos-. Combínalos con la base de color de la colcha o la funda del edredón.

Otra idea con la que seguro que conquistas a tus invitados es dejarles comodidades extra como un albornoz, zapatillas y pequeños botes de champú, gel o crema hidratante, un mapa de la ciudad, tus recomendaciones por el barrio e incluso un pequeño manual de instrucciones de la casa (cómo funciona el aire acondicionado o la contraseña del WiFi).