Cadena SER

Emisoras

Buscador de emisoras

Ir

Selecciona tu emisora

España

¿Qué declaran los políticos en otros países?

En Francia, Italia, Portugal o EE.UU, los políticos ofrecen sus declaraciones, en Alemania publican los sueldos y en el caso británico rinden cuentas por gastos, dietas e ingresos al margen de su sueldo

En algunos países existen leyes de transparencia que exigen a los presidentes que publiquen sus declaraciones de la renta y en otros son los propios jefes del ejecutivo los que la ponen a disposición de los ciudadanos, de forma voluntaria como ha ocurrido este sábado con el presidente del Gobierno Mariano Rajoy.

En Francia, todo candidato electoral debe entregar al Consejo Constitucional su declaración patrimonial y este órgano sólo hará pública la del candidato que gane los comicios, incluso al final del mandato. François Hollande tiene un patrimonio de 1.170.000 euros. En cambio, los máximos mandatarios franceses no tienen la obligación de publicar su declaración de la renta.

En Alemania, ni la canciller ni el presidente, ni el resto de políticos publican sus rentas. Se considera un asunto privado. No obstante, sus sueldos sí son públicos. Angela Merkel tiene un sueldo de 16.800 euros.

El primer ministro británico tampoco tiene esa obligación. De hecho, la Hacienda británica no tiene permiso de ofrecer esos datos ni siquiera a la policía. Aunque el jefe de Gobierno está obligado a rendir cuentas al Parlamento en cuanto a gastos, dietas e ingresos al margen de su sueldo.

En cambio en Italia, se puede consultar en las páginas web del Congreso y Senado la declaración de los parlamentarios por exigencia de una Ley de 1982. En el caso de Mario Monti, sus ingresos y patrimonio superan los 1.500.000 euros.

En nuestro país vecino, Portugal, se debe declarar ante el Tribunal Constitucional la renta, los activos patrimoniales dentro y fuera del país, y las deudas contraídas. El actual primer ministro tiene 112.000 euros de renta anual, un coche, dos casas y dos créditos hipotecarios.

Y en EE.UU, desde 1976 todos los presidentes hacen públicas sus declaraciones de la renta de forma voluntaria.