F.C. BARCELONA 4 - AC MILAN 0 | LIGA DE CAMPEONES | VUELTA DE OCTAVOS

El F.C. Barcelona de la generación de Xavi logra ante el Milan su ansiada remontada europea

El Barcelona gana 4-0 al Milan y pasa a cuartos de final de la Liga de Campeones después de ejecutar la remontada histórica que los jugadores del Barça tanto ansiaban. Messi abrió el marcador con dos tantos, Villa hizo el tercero y Alba certificó que el Barça ha vuelto

Los jugadores del F.C. Barcelona celebran la consecución del segundo gol de su equipo ante el AC Milan durante el partido de vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones /

Desde el arranque del choque, el ambiente del Camp Nou era de remontada. De esa de las que venían pidiendo los jugadores blaugranas en los últimos días en cada comparecencia y de las que la afición no disfrutaban desde aquel partido ante el Chelsea en la temporada 1999-00.

Para lograr la remontada, Roura -seguro que al habla con Vilanova- confió en Villa como tercer miembro de un tridente en el que también estaban Pedro y Messi. Pero el argentino, como es habitual, fue el que marcó la diferencia. La diferencia, y el primero de la noche. El Barcelona empujó la pelota al área del Milan tocándola al primer toque. Hasta que llegó a Xavi y este vio a Messi en la frontal. El argentino no se lo pensó dos veces y, con su zurda de museo, alojó el esférico en la escuadra de Abbiati.

No podía empezar mejor el partido. Y tampoco podía ser más previsible: el Barça volcado en el área contrario y el Milan encerrado y confiando su suerte a los balones largos hacia sus hombres de banda. Tanto se cumplía el guion que el primer acercamiento milanista llegó en un balón largo para El Shaarawy que acabó en un tiro flojo y fácil para Víctor Valdés.

Sin embargo, lo que más ayudó al Barcelona fue que además de apretar a su rival con el balón, hizo lo mismo cuando no lo tenía. Así se pudo ver a Messi, Iniesta, Pedro, Villa y compañía presionando la salida del balón del Milan. Hacía falta más de un gol y esa era la mejor manera de recuperar la bola para conseguirlo.

Y de ese modo Xavi se hizo con una pelota que envió en largo a Pedro, que fue derribado en el área por el defensa milanista Constant. ¿Penalti? Parece que sí. Pero lejos de lamentarse o de buscar excusas, el Barça no perdió el norte. Lo demostró la que pudo ser la mejor jugada del encuentro. Comenzó con un centro de Alves por la derecha, continuó con una dejada de cabeza de Messi a Iniesta, con un gran disparo del de Fuentealbilla, con el rechace de Abbiati al larguero y con Messi cabeceando al lateral de la red el rechace. La mejor señal de la voracidad recuperada por el Barça tras los reveses que supusieron la ida de esta eliminatoria y los duelos ante el Real Madrid.

Lo intentó de nuevo Xavi con un tiro bajo que tocó de nuevo el guardameta milanista para enviar la bola a córner. Y también Pedro intentando colarse entre tres defensas para acabar cayendo de nuevo en el área en una acción que no mereció la pena máxima.

Cumplida la primera media hora, el gol de Messi valía, pero llegar al descanso con la eliminatoria empatada era el objetivo para lograr la 'fumata' blaugrana. La verdad es que llegó, pero después de que el Barça rozara el abismo. El Milan lo empujó al borde de la eliminación en otra contra. Con la ayuda de Mascherano -en un error impropio de él-, Niang encaró a Valdés. El Camp Nou enmudeció. El disparo se fue directo al palo derecho de la portería blaugrana. A renglón seguido, hubo una posible mano de Gerard Piqué en el área del Barça... Demasiadas emociones en un solo minuto.

Para que no cesara volvió a aparecer el Balón de Oro del fútbol mundial. Lo buscó Andrés Iniesta y lo encontró en la frontal del área. Allí, Messi se trazó un único objetivo: ponerse la bola en la izquierda para hacer un buen disparo. Lo logró. Gol imparable para Abbiati.

Con un 2-0, la segunda parte comenzaba como un partido de 45 minutos con 0-0 en el marcador. Pero con el viento a favor para el Barça, que no quería dejar pasar la oportunidad de rematar al Milan a pesar de que los italianos también eran conscientes de que ese marcador no les servía de nada.

Entonces llegó la hora de Villa. La que tanto tiempo había estado esperando después de su lesión y tras tantos esfuerzos infructuosos por hacerse un hueco en el once titular del Barcelona. Otra vez apareció Xavi. De nuevo vio al compañero mejor colocado. Villa estaba en un vértice del área. Su control dejó atrás a su par y su disparo volvió a dejar a Abbiati sin respiración. Un gol de Villa como los mejores goles de Villa. Seguramente El Guaje habría querido que el tiempo se parara en ese momento o al menos eso decía su cara.

De todos modos, el 3-0 no garantizaba nada. Un gol del Milan podía sumir al Camp Nou en un disgusto histórico. De hecho, el estadio estuvo a punto de infartar cuando Bojan -jugador propiedad del Barça- buscó a Robinho en el punto de penalti y Alba tuvo que sacar del área un balón cargado de veneno. Alba fue tan determinante que terminó reventando la eliminatoria con el cuarto gol de su equipo. Fue en una contra en el descuento después de una pérdida de balón del Milan. No cambió nada el tanto, pero certificó que el Barça, después del bache de las últimas semanas, no está tan lejos de aquel gran equipo que embelesó al mundo entero. Ese equipo ya está en cuartos de final de la Liga de Campeones.

'El Larguero' | 'Carrusel' | 'SER Deportivos' | 'Hora 25 Deportes' | 'Play Fútbol' | 'Play Basket' | Más deportes | Fútbol | Baloncesto | Resultados y estadísticas | Tenis | Fórmula 1

Gol de Messi (Barcelona 1 - Milan 0)

Gol de Messi (Barcelona 2 - Milan 0)

Gol de Villa (Barcelona 3 - Milan 0)

'El Larguero' (1ª parte / 12-03-2013)

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?