¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Susbríbete a nuestra newsletter
Tinta de calamar

Typical Spanish (anatomía de una carta de tapas en inglés)

typical03_500 Un sábado a mediodía de primavera me visita una amiga americana, que lo único que sabe decir en español es 'hola', 'tapas' y 'gracias'. Unidas esas tres palabras, nos sentamos sedientas en una terraza, con ganas de una cerveza fría bien tirada, de esas que te acercan al paraíso. Los camareros están ajetreados de un lado para otro. Mi amiga mira a su alrededor y de repente pone cara de terror: "¡Aquí no se puede beber!", me dice. Aacto seguido señala un cartel en la puerta del bar en el que se puede leer: terrace only to eat. Es decir: terraza solo para comer. Si le decimos esto en inglés a un español, puede que lo entienda, pero justo encima del cartel en inglés ponía en perfecto español: "terraza solo para comer", y si no fuera porque sabemos que las mesas se reservan para consumiciones mínimas (que el restaurador presupone que acompañan a la comida), estaríamos igual que la amiga americana: con cara de pánico pensando en comer a palo seco. typical01_250Ya con las cervezas en la mesa y la cara algo más relajada, vuelve la tensión. El camarero nos deja la carta plastificada con  las tapas y raciones en español y en inglés. Encima de cada una de ellas, una foto. Pero las imágenes, más que ayudar, disimulan lo que realmente es cada plato. Y comienza el numerito: la amiga preguntando uno a uno: – Russian salad? What's that? – Pues una ensalada de patata con verduras, atún y mayonesa que, en época de Franco, llamábamos nacional para evitar recordar que existía la Rusia soviética. Y sigue: – Tiger mussels? Is it a kind of mussel? Dangerous mussel? – Pues no chica, no es un tipo de molusco devorador de comensales, sino una preparación de mejillones rellenos con la propia carne, bechamel, cebolla y tomate, rebozados y fritos. – Ah! Fried mussels! – Bueno, pues vamos a dejarlo así. Pero sigue la carta y las fotos siguen provocando caras de susto: – Sea thighs? Y es que lo de tomarse las cosas al pie de la letra no funciona ni en español ni en inglés. Los muslitos de mar pueden ser desde el mejor piropo hasta un plato de Juego de Tronos o de Historias de Grey. Así que venga a explicar que no, que se trata de un invento en el que una gamba, a la que se le deja la parte superior de la cola fuera, se cubre de puré de patatas para luego rebozarla y freírla de manera que adquiere el aspecto de un muslo regordete (para aquellas mentes que lo quieran ver y sin ánimo de ofender), y que esto, en el mejor de los casos, puede ser un plato precongelado... así que no se lo aconsejo. Siguió la amiga americana escrutando la carta y ya nos habíamos tomado la cerveza. El camarero, al acecho, nos dice que si repetimos ronda y, para evitar que los siete males caigan sobe nuestra mesa, le digo que sí y que traiga también unas bravas, que normalmente todo el mundo entiende que son unas patatas fritas con una salsa picante (fried potatoes in a spicy sauce). Se lo explico a mi amiga y señalo en la carta una foto en la que el contenido del plato parece los restos de alguien que intentaba comerse una hamburguesa con mucho ketchup. Bajo ella, el nombre en ingles: spicy chips. ¡Ni en con el traductor automático de Google! Un experto cobraría 100 euros por traducirla, pero hay quien prefiere mantener en alza el valor del typical Spanish, no hay duda.   * Imágenes: Getty (1) y Yanet Acosta (2).

Cargando