Primer expulsado de NNGG del PP tras la polémica de las fotos fascistas

El Comité de Derechos y Garantías de NNGG se reúne y echa a Óscar Rodríguez, afiliado del PP de Paterna, porque tenía carnet de militante en varias formaciones políticas. Para los ocho casos restantes se abre ahora un periodo de alegaciones

Desde la organización juvenil aseguran que serán "inflexibles" ante este tipo de comportamientos. Aunque reconocen que los expedientados se pueden librar de una sanción si acreditan que no formaban parte de NNGG cuando sucedieron los hechos.

La semana pasada se reunió el Comité de Derechos y Garantías de Nuevas Generaciones (NNGG) del PP para analizar los expedientes informativos de aquellos miembros de la formación juvenil que se habían fotografiado en actitudes fascistas. Al final, un total de 9 casos. La mayoría de ellos del PP valenciano y tres del de Castilla-La Mancha.

De este encuentro salieron dos decisiones. La primera, una expulsión. Los populares decidieron echar a Óscar Rodríguez, del PP de Paterna, quien en su día colgó varias imágenes en Facebook. Aunque si se procedió a su salida automática fue porque se descubrió que no solo era afiliado del Partido Popular sino que también tenía el carnet de militante de varias formaciones políticas.

Los responsables de Nuevas Generaciones dicen que, precisamente por eso, se ha podido actuar de forma inmediata ya que en sus Estatutos figura que no se puede pertenecer a varios partidos a la vez. Pero comentan que ahora deben "escuchar" al resto, tal y como se establece en sus reglas internas.

Por eso los ochos jóvenes que quedan deberán justificar su comportamiento. La resolución de dos expedientes puede retrasarse porque emprendieron acciones legales y habrá que ver cómo evoluciona el asunto en los tribunales. En el PP cuentan que, tanto estos como todos los demás, podrían librarse de cualquier sanción si acreditan que no formaban parte de la organización cuando se produjeron los hechos.

En NNGG saben que mucha gente está pendiente del veredicto final. En verano vieron como su imagen quedaba desprestigiada por completo y aunque se mandó una carta a todos los afiliados para tranquilizarles y asegurarles que cualquier irregularidad iba a tener sus consecuencias, su condena quedó difuminada por la gravedad de los hechos.

Ahora tras el ataque ultra a la sede de la Generalitat en Madrid, los jóvenes del PP saben que están bajo lupa. Que se han convertido en el 'mal ejemplo' que cita la oposición cada vez que quiere sacarle los colores al Gobierno. IU ha pedido la ilegalización de los partidos de extrema derecha y el Ejecutivo ha anunciado que en el nuevo Código Penal se endurecerán los delitos de incitación al odio.

La organización juvenil asegura que va a ser "inflexible" y exigente. Los que componen su dirección defienden que ya se han empezado a mover, algo que no ha hecho la formación a nivel nacional desde donde se han elevado algunas voces críticas que sin remedio han quedado sepultadas por las que han avivado la polémica.

Desde NNGG explican que se han ido reuniendo con todos sus presidentes territoriales y que se ha elaborado un Código de Buenas Prácticas para redes sociales que, en el futuro, se trasladará a través de enmiendas a los Estatutos.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?