¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

EL PROCESO SOBERANISTA EN CATALUÑA

El Constitucional tumba la declaración soberanista del Parlament por unanimidad

El Alto Tribunal rechaza el texto aprobado por el Parlament en enero de 2013 en el que se declaraba a Cataluña sujeto político y jurídico, pero el Constitucional acepta que el referéndum está dentro de los cauces constitucionales

El líder de ICV-EUiA, Joan Herrera; el presidente de la Generalitat, Artur Mas; y el líder de ERC, Oriol Junqueras, tras la votación en la que el pleno del Parlamento catalán /

El pleno del Tribunal Constitucional ha llegado a una unanimidad inapelable para reconocer que la declaración de soberanía aprobada por el Parlamento catalán en enero es ilegal pero solo en el primero de sus apartados, en el que se proclama al pueblo catalán como "sujeto político y jurídico soberano". No es acorde con la Constitución, dice por unanimidad la resolución, que Cataluña diga que es soberano para decidir cuando se olvida que la soberanía reside también en el resto de la nación. Con esta decisión el Alto Tribunal da la razón a la primera protesta del Gobierno de Rajoy pero le quita la razón en el resto de planteamientos del Gobierno puesto que aceptan como constitucionales, todos los demás apuntes de la declaración soberanista y que se refieren nada menos que a la capacidad para la consulta, el derecho a decidir, o el papel principal que debe jugar el Parlament en todo este proceso. Todos estos puntos de la declaración soberanista, desde el segundo al noveno, son ajustados.

Más información

El Alto Tribunal, por tanto, anula la declaración pero no toda. Da una de cal y otra de arena. Porque por una parte anula la legitimidad y el carácter de sujeto político y soberano del pueblo catalán y por otra admite que el referéndum se puede realizar y que, más allá, el planteamiento de una futura independencia entraría dentro de la legalidad recogida en la Constitución.

Según el fallo del tribunal, el pleno considera que el resto de la declaración, incluido el reclamo de la celebración de una consulta para decidir el futuro político de Cataluña, se ajusta a la ley, con lo que solo admite parcialmente el recurso presentado por el Gobierno de Rajoy. El Constitucional ha declarado "inconstitucional y nulo" el principio primero que recoge dicho documento, principio según el cual "el pueblo de Cataluña tiene, por razones de legitimidad democrática, carácter de sujeto político y jurídico soberano". El TC considera que vulnera los artículos 1.2 y 2 de la Constitución y los artículos 1 y 2.4 del Estatuto de Autonomía de Cataluña.

Por otra parte, el Tribunal declara constitucionales las referencias "al derecho a decidir de los ciudadanos de Cataluña" ya que pueden ser interpretadas de conformidad con la Carta Magna, puesto que no consagran un derecho de autodeterminación no reconocido en la Constitución, sino una aspiración política a la que solo puede llegarse mediante un proceso ajustado a la legalidad constitucional.

El Tribunal Constitucional entiende que se trata de un acto que puede producir efectos jurídicos, porque declara la soberanía del pueblo de Cataluña, en contraste con la soberanía que tiene el resto de la nación española. La decisión del Parlament "puede entenderse como el reconocimiento a favor de aquellos a quienes se llama a llevar a cabo el proceso en relación con el pueblo de Cataluña (especialmente el Parlamento de Cataluña y el Gobierno de la Generalitat), de atribuciones inherentes a la soberanía superiores a las que derivan de la autonomía reconocida por la Constitución a las nacionalidades que integran la Nación española".

El Tribunal Constitucional tendrá que decidir sobre la legalidad de la ley de tasas judiciales de Gallardón / EFE

Unanimidad soñada

Se trata de una sentencia muy sorprendente porque hasta ahora pensábamos que el Constitucional iba a estar dividido frente a la declaración soberanista, y la unanimidad ha sido la tónica en las deliberaciones de los sectores progresista y conservador.

Con ello, según fuentes del Constitucional, sea ganado un equilibrio de consenso que viene a curar una escisión profunda que existía entre los componentes del alto tribunal y por tanto, los ciudadano puede recuperar la confianza en que esta institución tiene independencia suficiente para abordar los temas mas espinosos que inciden en la unidad nacional.

Jordi Turull: "El Tribunal Constitucional no es un órgano jurídico, sino político"

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?