El Estado Islámico: ¿quiénes son?

De dónde viene y dónde surge el llamado ejército del califa

Abu Bakr Al-Baghdadi, líder autoproclamado de Estado Islámico /

"Nosotros musulmanes, somos los que queremos aplicar la Sharia en esta tierra, lo juro por Dios, que es el único Dios, Ala. Y esta Sharia, solo puede establecerse por la fuerza de las armas". Con esta sentencia lapidaria, uno de los comandantes del Estado Islámico, como dicen llamarse ahora, explicaba sus operaciones en Siria e Irak.

El líder del autoproclamado de Estado Islámico es Abu Bakr Al-Baghdadi, un viejo conocido de los estadounidenses, que lo tuvieron encarcelado cuatro años. Con una gran influencia religiosa y social, decenas de combatientes esperan a diario para sumarse a las filas de su ejército, el ejército del califa como le llaman.

Más información

En Raqqa, la capital del declarado nuevo Estado Islámico, establecido por el ala dura de un grupo islámico suní al amparo de la guerra civil en Siria. Hasta hace unas semanas, se hacían llamar ISIS (Islamic State for Irak and Siria). Ahora solo se hacen llamar IS (Islamic State). La rapidez y eficacia con la que han avanzado desde Siria a Irak ha hecho saltar las alarmas del mundo sorprendido por esta profesionalidad.

¿Cómo ha sido posible esa rapidez? La captura de ciudades claves como Mosul y Tikrit, donde saquearon los bancos haciéndose con una importante cantidad de dinero y oro para financiarse, se quedaron con las armas de fabricación americana que abandonaban los soldados iraquíes, creciendo en número de combatientes que llegan desde todas las partes del mundo queriendo formar parte de este nuevo califato islámico. Y ellos dicen que esto es solo el comienzo.

El jefe de prensa de este estado islámico se llama Abu Musa, decía a la cadena de televisión 'Vice News' que ha elaborado un completo perfil sobre esta formación: "Le digo a América que el califato islámico está establecido. No nos pararán. No seáis cobardes atacando con aviones. Mandar a vuestros soldados, a los que ya humillamos en Irak y volveremos a hacerlo ahora, por la gracia de Dios. Izaremos la bandera de Alá en la Casa Blanca. "

Todo el que no comulga con sus creencias, son enemigos de la humanidad, de Alá y de la religión que todos los árabes deben profesar. Y para demostrarlo, matan a todos aquellos que se les oponen. En Siria, los soldados del régimen de Al Assad, fueron decapitados, sus cabezas ensartadas en rejas y sus cuerpos dejados en la vía pública hasta su descomposición. El mensaje era claro para los ciudadanos de Raqaa. Quien no esté con nosotros está muerto.

Después de entrar en Irak en junio y de hacerse con el control de Mosul y Tikrit, el IS consiguió hacerse con armamento pesado, el armamento que los estadounidenses habían dado al ejército iraquí y que este dejaba tirado en su huida. Esas armas, tanques, ametralladoras, lanzagranadas, morteros y tanquetas fueron trasladadas a Siria para continuar con la lucha contra el régimen de Al Assad.

La batalla sobre el terreno es una, pero también tratan de ganar adeptos. En Raqqa hicieron un desfile con todas las armas y equipos capturados a los iraquíes, repartieron comida y dinero entre una población cansada de conflictos, dejaron a los niños subirse a los tanques y lanzaron consignas islamistas.

A los niños menores de quince años les llevan a campos islamistas de entrenamiento. A los que superen los 16, ya van directamente al campo de combate. Cuando comenzaron a ser visibles en Siria, muchos pensaron que era la panacea al régimen de Damasco, pero enseguida dejaron ver cuál era su verdadero objetivo.

James Marks: "Fallamos al establecer una estrategia en Irak y estas son las consecuencias"

Las bombas de hoy son los errores de ayer

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?