'BAJO SOSPECHA', MARTES EN ANTENA 3

Alicia Borrachero, la nueva sufridora madre de la ficción española

El trabajo de la actriz es clave en la serie 'Bajo Sospecha' que se estrenó con grandes datos de audiencia

Alicia Borrachero en 'Bajo sospecha' /

[Más información sobre Televisión en Twitter y Facebook]

Tras su primer episodio, además del datazo de audiencia (4.216.000 y 21,6%), de 'Bajo Sospecha' trascendió el dolor y la angustia de una madre ante el incierto bienestar de su hija de 7 años.

Una madre, Carmen Castro magníficamente encarnada por Alicia Borrachero que transmitió desde la primera aparición de su personaje en pantalla todo cuanto se puede esperar de una madre: el amor y pasión porque todo vaya bien el día de la comunión de su hija (siendo la que está al tanto de todos los detalles) y la extrema preocupación cuando la niña desaparece sin dejar rastro del restaurante familiar -cerrado a cal y canto- en el que solo se encontraba la familia celebrando tal evento.

Su hija desaparece y la policía solo sospecha de la familia. ¿Qué más dolor puede soportar una madre?

Alicia Borrachero, elogiada de manera unánime por su trabajo en esta serie, ya comentaba en La Ventana la semana pasada que en el rodaje se respiraba un clima de seriedad y responsabilidad pues tanto ella como el resto de actores eran conscientes que en 'Bajo sospecha' se está tratando un tema de lamentable actualidad.

Pese a que a los guionistas han puntualizado que no se han basado en ningún caso concreto para elaborar las tramas de la serie, es complicado no pensar en recientes sucesos como la desaparición y posterior hallazgo del cadáver de Asunta Basterra. El reto de meterse en la piel de un personaje como el de Carmen Castro es enorme pues, con el paso de los capítulos -y siguiendo el tono de la serie en el que todo el mundo puede haber sido el raptor-, la Policía también pondrá el cartel de posible culpable a esta madre desgarrada cuestionando si su dolor es sincero o una auténtica interpretación de Oscar.

Con todas las pegas que se le pueden achacar a 'Bajo sospecha' en su manera de jugar con el espectador y las emociones (propio de los thrillers), la labor de Alicia Borrachero en esta serie es de los puntos más destacables.

La estela de Luisa Martín en 'Desaparecida'

Y tras ver este primer episodio de 'Bajo sospecha' y tras presenciar la gran interpretación de Alicia, es complicado no remontarse una década atrás para recordar a otra madre sufridora, a Luisa Martín en la miniserie de TVE 'Desaparecida' que tan buenas críticas y audiencia cosechó.

Aquella ficción fue el debut como productora de Bambú, hoy artífice de series como 'Gran Hotel', 'Hispania', 'Velvet' o la propia 'Bajo sospecha'. La desarrolló mano a mano con Grupo Ganga -productora de 'Cuéntame'- y el producto resultante fue realmente bueno.

La principal diferencia entre 'Desaparecida' y 'Bajo sospecha' -además de que esta última mejora bastante en factura y medios- estriba en que mientras la primera giraba alrededor de la angustiosa espera de los padres a recibir noticias sobre la búsqueda de su hija desaparecida, en 'Bajo sospecha' el motor de la serie es la investigación policial y la infiltración de esos dos policías de incógnito en la familia Vega-Castro.

Como ha ocurrido con Alicia Borrachero ahora, en su momento la actriz Luisa Martín recibió el aplauso de crítica y espectadores por su soberbia interpretación de Lola, la madre que ve desaparecer a su hija de 18 años; la otra gran diferencia entre ambas series: la edad de la víctima del rapto.

Algo que tanto Alicia Borrachero como Luisa Martín han sabido encajar en sus personajes porque, si bien el dolor de perder así a una hija debe ser del todo indescriptible, la manera en la que las madres toman conciencia y temen por la vida de sus hijas sí que varía en función de la edad de estas. En el matiz está lo complejo y ahí destacó Luisa Martín en su día y Alicia Borrachero antes.

No hace mucho, en 2014, Antena 3 estrenó una tv-movie en la que el espectador pudo toparse de nuevo con una plausible interpretación de una madre sobrecogida por la desaparición de su hija. Fue con 'Rescatando a Sara' y la protagonista en cuestión, la sensacional Carmen Machi. Su personaje evitó ese punto de angustia que proporciona el no saber qué ha pasado con su niña, pues aquí supo que fue secuestrada por su padre, un iraquí fundamentalista religioso que huyó con la niña a su país.

Si bien en este caso el sufrimiento de la progenitora no estaba causado por el desconocimiento sobre el paradero o los raptores de su hija -pues lo sabía- ni por una investigación policial, sí que el personaje de Carmen Machi tuvo que lidiar con el dolor de saber quién tiene a su hija y darse cuenta de que legalmente nadie puede ayudarla. Otra dolorosa manifestación de la impotencia.

El de Carmen Machi, el de Luisa Martín o el de Alicia Borrachero son tres ejemplos de madres desgarradas por la pérdida de una hija. Personajes muy duros, cuya realidad es cruda y áspera, pero que resultan auténticos manjares para un espectador televisivo ávido de personajes tan bien definidos y tan excepcionalmente interpretados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?