¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Un nuevo informe forense avala que el material antidisturbios “pudo contribuir de manera significativa” en las muertes

Analiza también la situación de 8 supervivientes con lesiones

Imágenes de aquel 6 de febrero de 2014 en la playa del Tarajal, en Ceuta / EFE/Reduan

Una investigación realizada por la Universidad del País Vasco sobre cinco de los 15 jóvenes fallecidos al intentar entrar en España por la playa del Tarajal (Ceuta) el 6 de febrero de 2014 concluye queexistieron elementos relacionados con la intervención de terceras personas (uso de pelotas de goma, botes de humo, creación de un ambiente de pánico y una situación de agotamiento de las personas) que pudieron contribuir de manera significativa como un elemento coadyuvante en el fallecimiento de estas personas”.

El informe, al que ha tenido acceso la Cadena SER, cuestiona la calidad de la investigación forense realizada por el juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta, que investiga los hechos, e incluso diverge parcialmente de las conclusiones del forense del juzgado. “En todos los casos se echa de menos la investigación químico-toxicológica”, indica y señala que “es marcadamente deficiente en tres de los cinco casos” puesto que “no se siguieron los protocolos de referencia para el estudio de muertes por sumersión”. Esto significa que si las autopsias no se hicieron bien no se puede reducir la posible causa de la muerte al ahogamiento.

La acusación popular, a través de la Asociación Coordinadora de Barrios, presentó el pasado 25 de marzo ante el juzgado este informe, titulado “Estudio e Investigación sobre las autopsias de los cuerpos hallados en las costas de Ceuta y sobre varios lesionados bajo investigación en el Juzgado de Instrucción nº6 de Ceuta”.

La asociación pide a la jueza que admita el informe, de 19 páginas, como prueba pericial. Solicita también que llame a declarar en calidad de perito independiente a su autor, Luis F. Callado, doctor en Medicina y Cirugía, profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad del País Vasco, forense, prestigioso investigador de instituciones como la Universidad de Oxford o el Royal London Hospital con más 80 artículos en revistas científicas en su haber.

El Gobierno, especialmente el Ministro del Interior, y la cúpula de la Guardia Civil se han afanado en exponer que la muerte los 15 jóvenes fue el ahogamiento y que fueron los propios inmigrantes los que “se apelotonaron entre ellos”. Los 16 guardias civiles imputados han insistido en esta tesis en sus declaraciones ante la jueza. Este nuevo informe echa por tierra estos argumentos exculpatorios.

El investigador de la universidad vasca indica que varias víctimas “presentaban lesiones altamente compatibles con los efectos del material antidisturbios (bolas de caucho)” y que otras “relatan sintomatología compatible desde un punto de vista técnico con los efectos de los gases fumígeros o lacrimógenos”.

En la investigación se analiza las posibles causas de la muerte de las cinco personas cuyos cuerpos fueron apareciendo progresivamente en aguas de Ceuta. Los 5 cuerpos hallados en la costa ceutí aparecieron el 8,12,13 y 15 de febrero, días después de la polémica actuación de los agentes de la Guardia Civil, que por primera vez usó material antidisturbios en el mar para intentar evitar la entrada del grupo de migrantes que nadaba hacia la ciudad autónoma.

Un análisis pormenorizado y en base a protocolos internacionales

Para poder determinar posibles responsabilidades penales de esas “terceras personas”, en referencia a los guardias civiles, se tendría que partir de unas autopsias bien practicadas. Según el profesor Luis F. Callado, precisamente eso fue lo que falló.

La calidad de la investigación forense (del juzgado de Ceuta) es marcadamente deficiente en 3 de los 5 casos” y “se debería haber solicitado pruebas de diatomeas, de estroncio, de histopatología y de toxicología”.

“Los casos 4 y 5 están relativamente bien investigados, si bien, se echa de menos la investigación toxicológica[…]. A la vista de los datos existentes se deberían haber obtenido muestras para intentar objetivar o excluir la presencia de compuestos que componen los gases lacrimógenos”.

El investigador aclara que hay protocolos claros para investigar las muertes por ahogamiento y sus posibles condicionantes pero el juzgado ceutí no las siguió. Cita las “Normas de referencia para el estudio de la sumersión” del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, que fija desde hace más de 20 años un procedimiento de trabajo para el estudio de los ahogados.

¿Simplemente se ahogaron o hubo factores que contribuyeron a ello?

El informe sostiene que incluso aceptando la sumersión como causa de muerte, existieron “factores predisponentes de la sumersión” y menciona los siguientes:

1.- Traumatismos por impactos de las pelotas de caucho. ”En el caso 4 se ha encontrado lesión o lesiones contusas que pudieran ser compatibles con este mecanismo” y en los casos 1,2,5 “ se han descrito en las autopsias lesiones contusas en cabeza” señala.

2.- La acción de los gases lacrimógenos o fumígenos. Subraya que los efectos tóxicos agudos, dependiendo de la dosis inhalada, pueden llegar a provocar la muerte. Además señala que los botes de gas lacrimógeno contienen un agente irritante cuya “inhalación puede producir la muerte del sujeto debido a la aparición de severos daños pulmonares que originan asfixia y fallo circulatorio”.

Este prestigioso profesor expone en el informe que “ se han descrito numerosos casos de muertes en los que la exposición a gases lacrimógenos o fumígenos puede ser no sólo la causa directa de la muerte sino un factor determinante que contribuya a ella”. Y describe las recomendaciones a seguir según los protocolos internacionales para aclarar las causas de una muerte en estas circunstancias (examinen de la ropa del fallecido, estudio de la córnea, examen de la piel, muestras de la mucosa o la traquea, muestras de sangre o hígado, etc) y que en estos casos no se realizaron.

3. Clima de pánico generado por la ”actuación policial”. Tanto los testimonios existentes en la instrucción como el informe de “Caminando Fronteras” así lo atestiguan.

4. Fatiga y agotamiento de las personas que “estaban en el agua y que no pudieron llegar a tierra firme por la actuación de los agentes”.

Con este pormenorizado informe sobre la mesa ahora le toca a la jueza titular del juzgado de Instrucción Número 6 de Ceuta decidir si lo admita como prueba pericial y si hace caso a la petición de la acusación popular de citar en calidad de perito al doctor F. Callado.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?