¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

I+D

ELA podría estar provocada por hongos

Científicos españoles han descubierto la posible causa de la esclerosis lateral amiotrófica: la infección con especies de hongos. Es la primera vez que se encuentran pruebas sobre esta posible causa.

Un grupo de investigación del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (que depende del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid) ha encontrado proteínas fúngicas y DNA de varias especies de hongos en cerebro y líquido cefalorraquídeo de pacientes que padecieron ELA (esclerosis lateral amiotrófica).

Y este grupo de científicos españoles van más allá. Creen que las distintas especies de micosis encontradas (entre otras Candida albicans, Cryptococcus spp. y Malasezzia spp.) podrían ser la causa de esta grave enfermedad neurodegenerativa, según explican en un trabajo publicado en el International Journal of Biological Sciences.

“Nuestros estudios sobre cortes de tejido de cerebro demuestran la existencia de material fúngico y corpúsculos intracelulares, a los que hemos denominado endomicosomas. Estas estructuras fúngicas pueden detectarse usando anticuerpos que reaccionan específicamente contra proteínas de hongos”, ha asegurado a la Cadena SER Luis Carrasco, catedrático de Microbiología y principal responsable de este trabajo de investigación.

 Una enfermedad devastadora

La ELA es una devastadora enfermedad que afecta a las neuronas motoras. En la mayoría de los casos provoca la muerte en un período de dos a cinco años después de su diagnóstico. Sin embargo también se han registrado algunos casos excepcionales, como el del famoso físico británico Stephen Hawking, que sobrevive a la enfermedad desde hace más de 50 años.

Hasta ahora se desconocía la causa de esta enfermedad neurodegenerativa, pero todavía queda un camino largo por delante, porque los responsables de esta nueva investigación destacan que la comprobación definitiva de que la ELA está causada por infecciones con hongos debe aún comprobarse mediante ensayos clínicos adecuados, los cuales deberían realizarse en hospitales con la colaboración de las compañías farmacéuticas que elaboran compuestos antifúngicos.

 Fácil tratamiento

Si finalmente se demostrara que ésta es la causa de la ELA, su tratamiento sería posible y a un precio asequible porque ya existen en el mercado fármacos adecuados para erradicar las infecciones de muchos tipos de hongos.

El equipo de Luis Carrasco lleva ya varios años estudiando la posible etiología de estas enfermedades y ha publicado recientemente distintos trabajos que también vinculan las infecciones fúngicas con la enfermedad de Alzheimer. Además, la diversidad en la evolución y la severidad en los síntomas clínicos observados en este tipo de enfermedades parecen estar relacionadas con el trasfondo genético de cada persona y el estado de su sistema inmune.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?