¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Un estudio genético sitúa el origen de los vascos en Atapuerca

El estudio realizado a partir de la secuenciación de los genomas de los restos de ocho individuos encontrados en Atapuerca contradice la hipótesis más extendida entre la comunidad científica

Fragmento de techo polícromo de la cueva de Altamira que forma parte de "Atapuerca y la evolución humana", una muestra sobre el yacimiento paleoantropológico de Atapuerca (Burgos). /

Un estudio genético cuyos resultados publica la revista PNAS, de la Academia de Ciencias de Estados Unidos, revela que se debe buscar entre los primeros agricultores y ganaderos de Atapuerca, en Burgos, a los ancestros más antiguos de los vascos actuales.

Según ha informado hoy en una nota de prensa el Museo de la Evolución Humana, el estudio, realizado a partir de la secuenciación de los genomas de los restos de ocho individuos encontrados en Atapuerca contradice la hipótesis más extendida entre la comunidad científica, que sitúa el origen de los vascos en poblaciones de cazadores y recolectores anteriores a la llegada de los primeros agricultores.

El estudio genético de estos restos de la Edad de Cobre (Calcolítico) y Edad del Bronce hallados en el Yacimiento de El Portalón, en Atapuerca, ha sido realizado por un equipo internacional liderado por la Universidad de Uppsala (Suecia), en el que participan el Centro Mixto ISCIII-UCM de Evolución y Comportamiento Humanos y la Universidad de Burgos entre otros grupos.

El trabajo también muestra que la agricultura llegó a la Península Ibérica con los mismos grupos que emigraron al norte y centro de Europa y que estos agricultores se mezclaron con grupos de cazadores y recolectores locales, un proceso que se prolongó por lo menos durante dos mil años.

Hasta ahora se habían realizado varios estudios del momento en que surgieron la agricultura y la ganadería, sobre todo en el centro y norte de Europa, pero en esta ocasión el equipo ha investigado ocho individuos asociados a niveles arqueológicos correspondientes a poblaciones agrícolas y ganaderas en El Portalón de la Cueva Mayor de Atapuerca, en el norte de España.

De estos individuos, que vivieron hace unos 3.500-5.500 años, los investigadores obtuvieron los datos genómicos más antiguos de los agricultores ibéricos y observaron que éstos comparten una historia similar a la de los del centro y norte de Europa.

Es decir, los agricultores ibéricos también se originaron a partir de una ola de migración y también se mezclaron con grupos de cazadores recolectores locales.

De hecho, el grado de mezcla entre agricultores ibéricos y los cazadores recolectores locales aumenta con el tiempo: cuanto más alejados en el tiempo se encuentran los agricultores estudiados de los momentos en los que la economía se basaba en la caza y la recolección, mayor parecido genético presentan con las poblaciones locales de cazadores-recolectores, lo que indica que hubo un solapamiento de ambos grupos durante al menos 2.000 años.

Los investigadores también analizaron el parecido genético de las poblaciones agricultoras y ganaderas de la cueva de Atapuerca con todas las poblaciones actuales de la región y concluyeron que la población con mayor similitud genética con los individuos del yacimiento del Portalón son los vascos.

El director científico del Museo de la Evolución Humana y del Centro Mixto UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos, Juan Luis Arsuaga, considera que se trata de un dato importante, ya que los vascos se han considerado siempre como una singularidad europea, no solo por su idioma único, que no parece tener relación con las lenguas del grupo indoeuropeo, sino también por su genética.

De hecho, recuerda Arsuaga, se ha sugerido que representan una continuidad de más de 10.000 años y que son descendientes directos de las poblaciones del paleolítico de la zona, algo que descarta este estudio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?