¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Uno de los Galaxy Note 7 reemplazados por Samsung explota dentro de un avión

El vuelo de Louisville a Baltimore en el que se incendió el smartphone tuvo que ser evacuado tras la explosión del terminal

El Samsung Galaxy Note 7 afectado. /

Todos los pasajeros del vuelo 994 de Southwest Airlines han tenido que ser evacuados antes de comenzar el viaje que conectaba las ciudades de Louisville a Baltimore por la explosión de uno de los Samsung Galaxy Note 7 reemplazados.

Pese a que Samsung ha comenzado a entregar la nueva versión de este terminal, que había sido retirado anteriormente del mercado por las diversas explosiones que habían causado en distintas localizaciones de Estados Unidos, parece ser que el problema de la quema de baterías no se ha solucionado.

Se había comprado el móvil el 21 de septiembre

El afectado Brian Green ha asegurado a The Verge que había adquirido su teléfono móvil el pasado 21 de septiembre en un establecimiento de la compañía AT&T. La nueva versión de Samsung Galaxy Note 7 comenzó a comercializarse a partir del 19 de septiembre, por lo que se trata de uno de los nuevos teléfonos móviles de la campaña surcoreana.

Green había apagado el teléfono móvil tal y como había solicitado la tripulación del vuelo. Tras metérselo en el bolsillo, el smartphone comenzó a echar humo de un color grisáceo y verde, por lo que tuvo que tirar el Note 7 al suelo.

Un amigo de Green, que fue quien regresó al avión para recuperar las pertenencias personales, asegura que el teléfono había quemado la alfombra e incluso el propio suelo del avión.

El teléfono tenía un 80 por ciento de la batería

El afectado asegura que el teléfono contaba con un 80 por ciento de batería cuando se produjo el incidente y que tan solo había utilizado hasta la fecha un cargador inalámbrico para cargar su smartphone.

Green ejecutó el del teléfono IMEI en la página web de Samsung para comprobar si su teléfono móvil era uno de los damnificados y, la empresa, mediante un mensaje, explica que su terminal no es uno de los afectados por el caso de quema de baterías.

Por el momento, el teléfono móvil está en manos de la unidad de incendios del cuerpo de bomberos de Louisville. La Comisión de Seguridad de Productos de Consumo de Estados Unidos ya ha abierto una investigación en torno al suceso y Samsung asegura que por el momento no pueden confirmar que el incidente haya sido provocado por un Note 7.

Mientras tanto, Green ha decidido reemplazar su Galaxy Note 7 por un iPhone 7.

Cargando