¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Caso Púnica

La Guardia Civil investiga las fiestas con las que Esperanza Aguirre inauguraba líneas de Metro en 2007

La Unidad Central Operativa (UCO) sospecha que las constructoras contrataban por obligación a Waiter Music para organizar los festejos que celebraron las ampliaciones de las líneas 3 y 7

Aguirre, Gallardón, González y Granados en 2007 inaugurando una ampliación del Metro /

Según los investigadores, la empresa Waiter Music habría hecho caja con la organización de eventos y fiestas en pueblos de toda la Comunidad de Madrid, y ahora también quieren saber si las inauguraciones de las líneas de Metro también pudieron constituir una fuente irregular de ingresos. Un informe de la Unidad Central Operativa (UCO) del pasado mes de noviembre expone las sospechas de los agentes de que una empresa pública de la Comunidad de Madrid, Madrid Infraestructuras y Transportes (MINTRA) impuso la contratación de Waiter Music para organizar estas fiestas a las empresas adjudicatarias de las obras.

Los investigadores ponen la lupa sobre dos de estos festejos: la inauguración de un tramo de la línea siete hasta Coslada y San Fernando en 2007, y la de otro tramo que llevaba la línea tres hasta Villaverde ese mismo año, y que en total supusieron un desembolso de 657.809 euros. En diversos interrogatorios practicados en el último mes, los agentes de la UCO preguntan a trabajadores y altos cargos de las contratistas (FCC, Dragados y Sacyr) si la contratación de Waiter Music para estos eventos “fue impuesta por MINTRA”.

En el caso de las fiestas ‘populares’ que celebraban la apertura de una línea de metro hasta el Corredor del Henares, las facturas abonadas por Dragados y Sacyr a Waiter Music incluyen chocolatadas con churros para 1.500 personas, conciertos de grupos de primer nivel, paella para 3.200 personas, un autobús descapotable y fuegos artificiales. Una inauguración a la que acudieron, entre otros, el entonces alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, la entonces presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre y el propio Francisco Granados.

Unos días después, Ruiz-Gallardón y Aguirre se subían a otro vagón para dar el pistoletazo de salida a la esperada línea amarilla que conectaba el centro de la capital con Villaverde y San Fermín, al sur de la ciudad. Animaron la velada el grupo de rock andaluz Medina Azahara y la tonadillera Isabel Pantoja. Fomento de Construcciones y Contratas, según las facturas que obran en el informe, pagó casi 300.000 euros a Waiter Music.

La Guardia Civil sospecha que el entonces consejero y hombre fuerte de Aguirre, Francisco Granados, a través del entonces Director General de Infraestructuras del gobierno regional o de su asesor consiguió imponer a las constructoras la contratación de Waiter Music para estos eventos, como hacía para otros como por ejemplo el concierto ‘Night of the Proms’ ese mismo año en el Palacio de los Deportes. Así se lo pregunta a varios testigos interrogados en los últimos dos meses: entonces altos cargos de FCC, Dragados y Sacyr que niegan haber sido presionados pero también niegan haber participado en la participación de Waiter Music. “Antes de venir aquí no sabía quién era Waiter Music”, dijo uno de ellos cuando es preguntado por una de las empresas que constituye uno de los ejes de la trama Púnica que, entre otras cosas, está acusada de financiar ilegalmente al Partido Popular.

Los interrogatorios no arrojan datos concluyentes sobre si los eventos se adjudicaron de forma irregular por imposición de la empresa pública MINTRA, y la UCO ha realizado diversas solicitudes de información a las empresas constructoras para que aporten toda la documentación que tengan relativa a estos eventos.

La campaña que catapultó a Aguirre

Las ampliaciones de distintas líneas de Metro en la capital de España supusieron el principal caballo de batalla que en los comicios de 2007 dio su primera mayoría absoluta a Esperanza Aguirre con 67 diputados en Madrid, dejando atrás las apreturas electorales del ‘tamayazo’ cuatro años antes. Si las elecciones tenían lugar el 27 de mayo de ese año, la Aguirre pre-presidencial invirtió todas sus energías en cortar la cinta y llevar el suburbano a algunos de los barrios más desfavorecidos de Madrid.

La línea siete de Metro, conocida como MetroEste y que todavía hoy da problemas, llegó hasta localidades del Corredor del Henares como Coslada o San Fernando: Esperanza Aguirre dijo entonces que “estoy muy satisfecha, incluso muy emocionada”, acompañada por Alberto Ruiz-Gallardón, Francisco Granados e Ignacio González. Un mes antes repetía la operación en el parque de El Espinillo, cuando daba por inaugurada la línea 3 que conectaba el centro con las 160.000 personas de barrios populares como Villaverde y Usera.

La inauguración de esta línea amarilla tuvo un significado especial en su campaña: fue allí donde arrancó su carrera política como concejala del distrito en la oposición. Su “primera oportunidad en la política madrileña”, dijo entonces, pilotando un convoy de metro que cruzó estación por estación, dándose baños de masas con centenares de vecinos y regalando relojes a los trabajadores que habían hecho posible la llegada del Metro. Un error de impresión dejaba la parada de Simancas fuera de los mapas de Metro, con el consecuente enfado del rival socialista de Aguirre. Pocos días después, el Partido Popular rompía el denominado ‘cinturón rojo’ de la región en unos comicios que encumbraron a Esperanza Aguirre como presidenta de la Comunidad de Madrid por mayoría absoluta.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?