¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El cambio climático dispara el número de tormentas destructivas

Analizando datos de satélites meteorológicos, un nuevo estudio internacional demuestra que, en los últimos 35 años, el recalentamiento de la Tierra han aumentado tanto el número como la intensidad de tormentas y de las turbulencias en la atmósfera.

Tormenta destructiva registrada en la isla de Mallorca y que ha obligado a activar la alerta naranja por lluvias que pueden alcanzar una precipitación de 100 litros por metro cuadrado y vientos de 120 kilómetros por hora. / ()

A medida que el clima se calienta, los científicos han detectado que se registran más tormentas y que éstas, además, son más peligrosas. Esta la advertencia que ha realizado un equipo internacional liderado por la Universidad de Houston, en Estados Unidos, tras analizar los datos enviados por satélites meteorológicos durante un período de 35 años.

Esta investigación acaba de ser publicada en la revista “Nature Communications” y muestra un nuevo y grave impacto del cambio climático en nuestro planeta. "Esta es una nueva perspectiva para explicar el calentamiento global desde el punto de vista energético", señala el autor principal de este estudio.

 Este estudio demuestra que el actual recalentamiento de la Tierra está convirtiendo más “energía potencial” en “energía cinética” y esto aporta un mayor potencial de tormentas destructivas en las regiones donde se produce la conversión. Y esta intensificación de la actividad de las tormentas se está produciendo, sobre todo, en el hemisferio Sur y partes de Asia.

 Investigación pionera

 Los investigadores utilizaron tres conjuntos de datos meteorológicos independientes para rastrear el incremento de las tormentas destructivas, incluyendo la velocidad del viento y las temperaturas que se han registrado en regiones todo el mundo desde el año 1979 hasta el 2013.

Y este ha sido el resultado: mientras la “energía mecánica” total de la atmósfera de la Tierra ha permanecido constante con el tiempo, en cambio, ha habido un aumento significativo en lo que describen como "energías de remolino" o las energías asociadas con tormentas, remolinos y turbulencias.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?