¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La esponja anti-chapapote que ayudará a combatir catástrofes como la del Prestige

La esponja puede adaptarse para atrapar todo tipo de sustancias en diferentes entornos

Las catástrofes surgen cuando menos lo esperamos y por ello es necesario estar preparados para enfrentarnos a ellas y solucionar el problema lo más rápido posible. Han pasado 15 años desde el fatal accidente del Prestige pero las consecuencias y el impacto medioambiental que derivados de este accidente quedarán en la memoria de muchas personas. Los métodos de contención no eran suficientes para poder eliminar el problema completamente ya que, a pesar de los esfuerzos por destruir el problema visible en las playas y en el mar, estos métodos no terminaban con el crudo existente debajo de la superficie.

El Argonne National Laboratory de Estados Unidos ha creado una esponja anti-chapapote basada en un estudio realizado con anterioridad que desvelaba qué tipo de componentes podían retener el petróleo. Gracias a este descubrimiento fueron capaces de crear una esponja de celulosa tratada con "átomos de óxidos de metal" que solo atrapa chapapote que flota en el agua, como señalan en Omicrono.

Nuestro planeta, un bien preciado

El desarrollo tecnológico está sirviendo de gran ayuda para poner solución a problemas medioambientales de gran calibre pero no hay que olvidar que podemos prevenir muchos problemas que surgen por un mal hábito, que también dañan a nuestro planeta. La mochila fotovóltica con pequeños paneles solares que pueden cargar cualquier dispositivo electrónico, el pavimento luminiscente que absorbe energía solar durante el día y evita iluminar con farolas el terreno, el sistema Aqus que ahorra agua reutilizando la del lavabo una vez desinfectada, entre muchos otros, son algunos inventos que pueden prevenir problemas medioambientales a largo plazo.

Otro aspecto a favor de la esponja anti-chapapote es que el crudo no solo se recoge con ella sino que también se recupera por lo que se convierte en reutilizable. “El material es extremadamente resistente. Hemos realizado cientos de pruebas y todavía no hemos visto romperse ninguna esponja” afirma el co-inventor Seth Darling. Por tanto, aunque esta esponja no sirva para prevenir es útil para paliar y reducir los posibles efectos nocivos de accidentes en alta mar.

Por el momento las pruebas se han llevado a cabo en espacios controlados pero vistos los resultados es probable que este invento se convierte en una revolución en un futuro próximo, y en una manera útil y efectiva de salvar el medio ambiente de catástrofes como la del Prestige.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?