¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

ÚLTIMA HORAMuere el fiscal general del Estado, José Manuel Maza

Mark Rutte, el superviviente político que venció a la ultraderecha

Rutte (La Haya, 1967) fue designado primer ministro en octubre de 2010, tras el caótico fracaso de la coalición entre liberales y democristianos para aprobar un presupuesto de austeridad en medio de la crisis económica

El primer ministro holandés, el liberal Marke Rutte. / ()

Mark Rutte, jefe de un gobierno liberal en Holanda, puso en marcha sus habilidades políticas durante cuatro años de recuperación económica y este miércoles logró contener al populismo euroescéptico de ultraderecha cuando toda Europa temía la llegada de Geert Wilders al poder.

Rutte (La Haya, 1967) fue designado primer ministro en octubre de 2010, tras el caótico fracaso de la coalición entre liberales y democristianos para aprobar un presupuesto de austeridad en medio de la crisis económica. Acabó encabezando una coalición minoritaria de derechas cuyo poder de legislación dependía de los apoyos del Partido de la Libertad (PVV), encabezado por el populista y antiislamista Geert Wilders.

El Gobierno de Rutte logró aprobar un presupuesto austero con el apoyo de cinco partidos -liberal, democristiano, Demócratas 66, los verdes y Unión Cristiana-, aunque acabó fracasando tras la negativa de Wilders a respaldar una serie de recortes de gastos.

Fue elegido de nuevo como primer ministro en octubre de 2012, esta vez tras una estrecha victoria en los comicios generales, lo que le permitió liderar una coalición de centroizquierda. Este político, antiguo gerente de personal en Unilever y Calvé, resucitó en la campaña de 2012 a un entonces moribundo Partido Popular de la Libertad y Democracia (VVD), al que ahora ha vuelto a llevar a la victoria electoral. Con 33 escaños, de un total de 150, el VVD es una vez más el partido más grande en el Parlamento holandés, aunque pierde ocho diputados.

Desde su llegada al poder, Rutteha tenido que imponer grandes recortes de gastos, que le han costado una lluvia de críticas, además de consecutivas y fracasadas explicaciones al pueblo holandés sobre las medidas de austeridad exigidas por Bruselas.

No obstante, el tema que más se le ha atragantado ha sido el acuerdo de asociación de la UE con Ucrania, rechazado por el 60% de la población en un referéndum el pasado abril.

Convertida casi en una lucha personal, Rutteha intentado por activa y por pasiva obtener el respaldo del Parlamento para ratificar el polémico acuerdo, lo que paga ahora en credibilidad, pues es -en palabras de Wilders- un 'pelele' de Bruselas.

Admirador declarado de la ideología económica de la que fuera primera británica Margaret Thatcher, Rutte siempre se muestra como un hombre sencillo, afable, modesto e insistente para sacar adelante sus proyectos políticos. Su instinto de supervivencia le ha permitido mantenerse a flote en el poder, a pesar de haber sido considerado políticamente muerto en más de una ocasión debido a numerosos escándalos con los que ha tenido que lidiar en primera persona.

Y es precisamente esa capacidad de salir ileso de las tragedias políticas lo que le ha hecho ganarse un merecido calificativo, 'Mr. Tefal': logra quitarse de encima todas las manchas con la misma facilidad con la que el producto supuestamente limpia las cazuelas.

Admirado por muchos, a Ruttese le ve pedalear en bicicleta por las mañanas desde su casa hasta el Parlamento, en La Haya, promoviendo la protección del medio ambiente y dando ejemplo de político austero en tiempos de crisis.

Sin embargo, una desafortunada carta, o un intento desesperado de quitarle votantes a su rival ultraderechista, hizo que Ruttepasara a la historia como el liberal que prometió ser el primer ministro de todos los holandeses y que terminó su Gobierno legislando solo para los enamorados de "las normas y valores" de su país. "A los que no les gustan, prefiero que se vayan", sentenció Rutte, en un ataque directo a las minorías étnicas, donde tiene una importante parte de su electorado.

Rutte es visto como un político hábil, capaz de pactar con el diablo si de poder se trata: muchos temen que tras las elecciones acabe traicionando sus propios principios y una fuerzas con el PVV, su gran enemigo, para formar una coalición de gobierno.

Rutte, que reconoció ser 'hijo de mamá' incluso de adulto, compaginó su carrera de Historia en la Universidad de Leiden con el liderazgo de un movimiento liberal, que más tarde se convertiría en la juventud del VVD.

A los 35 años se convirtió en subsecretario de Asuntos Sociales (2002-2004) y luego de Educación, hasta las elecciones de 2006, cuando, ya como cabeza del VVD, perdió seis escaños y pasó a ser el líder de la oposición.

Hijo de una familia de comerciantes, son pocos los detalles que se conocen sobre su vida personal, más allá de que es soltero, pianista en sus tiempos libres, profesor invitado de Políticas y miembro de la iglesia protestante de los Países Bajos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?