¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

¿Es razonable conseguir el título de ESO con asignaturas suspensas y menos de un cinco?

Los expertos se dividen entre quienes creen que es la solución menos mala ante un sistema educativo extremadamente rígido y los que piensan que es una cesión que supone bajar el nivel. El Consejo Escolar del Estado pide reflexión en un informe que aún debe ser aprobado.

El ministerio de Educación sigue rectificando la LOMCE. Tras suspender las llamadas reválidas ahora plantea en un proyecto de Real Decreto que se pueda aprobar la ESO con hasta dos asignaturas suspensas, mientras no sean Lengua y Matemáticas simultáneamente. En la práctica supone deja las cosas casi como estaban antes de la ley Wert. Con la anterior ley, la LOE, se podía titular con dos suspensos e incluso con tres de forma "excepcional" y siempre que "el equipo docente considere que su naturaleza y el peso de las mismas (...) no les ha impedido alcanzar las competencias básicas y objetivos de la etapa".

Del borrador que el Gobierno ha enviado ya al Consejo Escolar del Estado, adelantado por el diario El Mundo y que salió de la última reunión con las comunidades autónomas, se ha eliminado también el requisito de tener un cinco para titular. En un proyecto anterior se especificaba que tendrían en título de ESO "los alumnos y alumnas que hayan obtenido una calificación final de la etapa igual o superior a 5 puntos sobre 10 y una evaluación, bien positiva en todas las materias, o bien negativa en un máximo de dos siempre que éstas no sean simultáneamente Lengua Castellana y Literatura, y Matemáticas". Ahora se señala que podrán titular "los alumnos y alumnas que hayan obtenido una evaluación, bien positiva en todas las materias, o bien negativa en un máximo de dos, siempre que éstas no sean de forma simultánea Lengua Castellana y Literatura y Matemáticas, obtendrán el título de graduado en Educación Secundaria Obligatoria". El requisito del cinco desaparece aunque expertos consultados por la SER aseguran que es muy dificil, casi imposible,  conseguir el título con menos de un cinco. "El cambio tiene que ver básicamente con cómo estaba redactada la LOMCE", explica Lucar Gortazar, coordinador de Educación de Politikon y miembro del Proyecto Atlántida. "La LOMCE planteaba un modelo en el que se computaba una nota que, como se hace en bachillerato y selectividad, es un promedio ponderado de las notas de la ESO con la de lo que se llamó la reválida. En el nuevo proyecto de Real Decreto, al no haber reválida, el 5 es una media ponderada de las notas de toda la etapa. En la práctica si uno aprueba todas o la mayoría de las asignaturas ( no se puede titular con más de dos suspensos ) la media  va a ser más de un cinco".

La decisión del ministerio de dar marcha atrás en este aspecto, que según un portavoz es consecuencia de la suspensión de los efectos académicos de la reválidas y que tiene carácter transitorio "hasta que haya un pacto educativo", ha provocado división de opiniones. El catedrático de la Pompeu Fabra (UPF), Benito Arruñada , cree que Educación se equivoca: "Muy probablemente es bajar el nivel. Parece que la mejor forma de resolver el fracaso escolar es bajar los requisitos que definen ese fracaso. Eso  es lo que estamos haciendo con decisiones como esta. Es meter la cabeza en la arena y decir: estamos haciendo muy bien las cosas y somos muy guays". Para Arruñada la medida perjudica a todo el sistema educativo: "Lo que conseguimos con este tipo de medidas es que  los alumnos y los padres poco exigentes, con sigo mismos y con sus hijos, fuercen a los demás estudiantes y a los demás padres a ser también poco exigentes. Los malos tiran de los buenos cuando lo que tendríamos que ir es a soluciones en las que los buenos tiraran hacía arriba de los malos".

Lucas Gortazar lo ve de forma distinta. El coordinador de educación de Politikon cree que es una solución ante la rigidez del sistema educativo español. "El modelo español es muy rígido porque es un modelo de todo o nada. Es un modelo en el que o uno aprueba todas o casi todas las asignaturas, que es la solución de la LOE al horror del fracaso escolar, o se queda sin nada, sin título de enseñanza obligatoria", explica. "Es el juego del todo o nada, de los que están dentro y los que están fuera, y esto tiene unas implicaciones y una lógica sobre la equidad muy fuertes y me atrevería a decir que tambien sobre el mercado de trabajo y sobre la cohesión social de toda la ciudadanía", insiste. Para Gortazar lo ideal sería abordar la reforma del sistema: "La solución sería plantear un modelo donde no sea todo o nada sino donde haya rampas, donde lo avanzado se certifique. Un modelo de certificación, al estilo del modelo anglosajón que hay a los 16 años, en el que lo que uno certfica no tiene que volverlo a repetir. Creo que el debate debe ir más por ahí. Al final son vallas y lo que estamos discutiendo es la altura de la valla".

El proyecto de Real Decreto del Gobierno será debatido el próximo martes por el Consejo Escolar del Estado que debe emitir un informe que es obligatorio pero no vinculante para el Gobierno. En un documento preliminar, adelantado por El País, el Consejo, el máximo organo consultivo en educación,  asegura que sería una circunstancia "anómala" obtener el título de ESO con menos de un cinco y llama al ministerio a reflexionar sobre eso antes de aprobar la norma. También pide reflexión sobre la posibilidad de aprobar con dos suspensos pero en este caso para la alertar sobre el "agravio comparativo" que sufren los alumnos que cursan lengua cooficial. Para estos alumnos la lengua cooficial tiene la misma consideración que Lengua y Literatura y Matemáticas a la hora de tener el título lo que puede ser considerad , dice el Consejo, "una dificultad añadida para la obtención del título de ESO cuando existan calificaciones negativas en las asignaturas afectadas".

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?