¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Champions League

Cristiano doblega al Atlético y acerca al Real Madrid a la final de Cardiff

El delantero portugués, con tres goles ante los rojiblancos en el Bernabéu, coloca al Real Madrid cerca de una nueva final de la Liga de Campeones

Cristiano Ronaldo, cara a cara ante Oblak. / ()

Tres goles de Cristiano Ronaldo, el Balón de Oro, el hombre que siempre lucha por mejorar, el que quiere la Champions, el que contesta a la grada cuando no le aclaman... Tres goles que deja sentenciada, salvo milagro en el Calderón, la semifinal de esta Champions League que vuelve a oler a blanco. 

Venía el portugués de hacerle cinco goles al Bayern y le hizo tres al Atlético en la primera mitad de la eliminatoria. Poco más se puede decir de este partido en el que el Madrid fue muy superior al conjunto de Simeone pero solo sentenció al rival cuando Cristiano Ronaldo olió la sangre rojiblanca.

Isco fue la baza jugada por Zidane para paliar la baja de Bale en este encuentro clave. Y, como siempre, el cambio de dibujo le sentó muy bien al Madrid. Porque aunque al Atlético muchas veces le toca esperar, esta vez le tuvo que correr de más detrás de la pelota. El triángulo formado por Kroos, Modric e Isco fue superior al centro del campo rojiblanco. Ayudaron a la labor la aportación de Marcelo y Carvajal en las bandas.

ficha del partido

Real Madrid 3: Keylor; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo (Nacho, m.46); Casemiro, Kroos, Modric, Isco (Asensio, m.68); Cristiano y Benzema (Lucas Vázquez, m.77).

Atlético 0: Oblak; Lucas, Savic, Godín, Filipe; Carrasco (Correa, m.68), Gabi, Saúl (Gaitán, m.57), Koke; Griezmann y Gameiro (Torres, m.57).

Goles: 1-0, m.9: Cristiano. 2-0, m.73: Cristiano. 3-0, m.86: Cristiano.

Árbitro: Martin Atkinson (Inglaterra). Amonestó a Isco (48) por el Madrid; y a Koke (26), Saúl (53) y Savic (83) por el Atlético.

Incidencias: ida de las semifinales de la Champions, disputado en el Bernabéu ante 85.000 espectadores, 4.000 de ellos seguidores del Atlético.

Ahí estuvo el partido, en el centro del campo y en los laterales, donde el Atlético tenía el parche de Lucas para tapar el agujero dejado por las lesiones de Juanfran y Vrsaljko. Pese a que los rojiblancos entraron al partido con una presión notable, el balón circuló pronto por las botas de los jugadores blancos inclinando el juego hacia la portería de Oblak.

El esloveno tuvo que intervenir dos veces en una jugada por la derecha de Carvajal. Primero no pudo atrapar el servicio del canterano blanco, pero después se afanó para sacar un remate de Benzema. Apretó el Madrid viendo que estaba en su momento y Cristiano apareció para demostrarlo. Fue en un extraño centro-chut de Casemiro que fue hacia el área pequeña del equipo rojiblanco, donde Cristiano se adelantó a Savic para cabecear la bola y abrir el marcador. Era un 1-0 que daba alas a los blancos y que obligaba a los colchoneros a repasar su libreto para salir vivos del Bernabéu.

Tardó en hacerlo porque el balón siguió siendo del Madrid, que obligó de nuevo al guardameta visitante con un cabezazo de Varane. Espectacular la mano del guardameta del Atlético. No fue la única ocasión del Madrid en el primer tiempo. También lo intentó desde lejos Modric y Benzema incluso probó fortuna de chilena.

Sabían los madridistas que tenían que hacer más goles para llegar con un buen resultado al Calderón. Y se lo recordó el rival con un par de acciones de peligro. En la primera, de estrategia, Godín llegó forzado a una falta frontal ejecutada por Griezmann. Su pelota se fue por encima de la portería blanca. En la segunda, Koke metió un balón en profundidad para Gameiro. Navas le sacó el balón con mucha rapidez.

Lo bueno para el Atlético es que llegó al descanso con un solo gol en contra. Quizá podía haberlo hecho en superioridad numérica, aunque el colegiado británico no vio un codazo de Sergio Ramos a Lucas Hernández. Para el Madrid, la mala noticia es que Carvajal, uno de los mejores, se rompió antes del descanso y tuvo que ser cambiado por Nacho.

Después de avisar de sus intenciones con un disparo sin peligro de Carrasco, Simeone movió ficha y metió en el campo a Torres y Gaitán por Gameiro y Saúl. Los rojiblancos dieron un paso adelante y pugnaron por la posesión del esférico con el Real Madrid. Eso sí, costó ver a los porteros en los primeros minutos de esa segunda mitad. Empezaba a pesar la tensión de cometer un error.

Los técnicos quisieron retocar cosas, lo que se dejó ver en la entrada de Asensio por Isco y Correa por Carrasco. Los dos querían un gol aunque ninguno de los equipos lograba amenazar ni a Keylor ni a Oblak después del descanso. Tuvo que aparecer de nuevo Cristiano Ronaldo para decirle al Bernabéu que la Champions pasa siempre por sus botas. Tuvo suerte el portugués al llevarse un balón que parecía para Filipe Luis, pero el mérito estuvo en el disparo que armó con la derecha para hacer el segundo tanto de los blancos y dejar al Madrid cerca de la final de Cardiff.

El tercero fue también del portugués, que culminó su gran obra después de una buena jugada de Lucas Vázquez que puso en evidencia los problemas que tuvo en este partido el Atlético en defensa. Los goles de Cristiano, además, eclipsaron la aparición de Asensio en la segunda mitad. Tuvo un par de apariciones de mucho mérito, aunque sus centros a Benzema y Lucas Vázquez no llegaron a suponer una amenaza seria para Oblak.

No hacía falta su participación. Para decidir el partido estaba Ronaldo. Ya avisó de que no tenía piedad en el último derbi liguero del Calderón, que acabó con 0-3... con tres tantos suyos.

Solo un milagro puede evitar que el Real Madrid esté en la final. El Atlético de Simeone es capaz de todo, pero el reto parece demasiado incluso para un equipo que ha hecho tantos ejercicios de fe en los últimos años.

Cargando