¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La Francia de Macron se estrena

El primer discurso del nuevo presidente satisface a sus bases

Votante del candidato de 'En Marche!'. / ()

En silencio, las manos levantadas moviendo las banderas de papel, así los jóvenes de En Marcha han escuchado el primer discurso de Macron. Ha habido aplausos para el expresidente Hollande, mutismo ante el gesto a Le Pen y una tímida Marsellesa final como resumen de toda la emoción de un movimiento nuevo cuyos actores creen que pueden volver a situar en la carta de Europa sus valores de solidaridad.

"Mucha emoción hay en este discurso. Ha hablado a toda Francia. Creo que es un buen mensaje de esperanza". La bandera francesa pintada en las mejillas como con timidez, un joven de expresión contenida resume su alegría ante el micrófono de la Cadena SER.

En español, un hombre ya mayor afirma sentir hoy un orgullo especial por ser francés: "Para mí es el principio de una Francia totalmente nueva. Tengo 73 años pero estoy muy orgulloso de lo que está pasando. Orgulloso para las nuevas generaciones que han de tomar el poder". Y es que bajo el aire que mueven las banderas hemos podido constatar mucha fe. La de quienes confían "que Macron aporte calma a un país desgarrado", que tenga "otra forma de trabajar". La de quienes aspiran a terminar "con el enfrentamiento entre bloques políticos para reconstruir plataformas civiles en las que unir proyectos".Un objetivo con el que sueñan algunos viejos resistentes de izquierda, "mi familia hizo la resistencia y creo que es posible trabajar con la gente del centro y la derecha", dice con emoción una mujer de cabellos ya blancos y una sonrisa enorme que baila entre los jóvenes

"No es una noche como aquella de Hollande", nos dicen en voz baja quienes pudieron presenciar aquella victoria socialista contra Sarkozy. Pero asistimos a una noche feliz. Noche en la que parece posible "combatir al terrorismo" con toda la firmeza que ha expresado Macron en su discurso sin tener que caer en el racismo. "No va a ser fácil", este es también el sentimiento general en la plaza del Louvre pero no importa, "¡es guay!" asegura con los ojos brillantes una joven y aunque los que aquí están saben que 35% de votos pro Le Pen son muchos votos, hoy celebran que inician su camino. Un camino que desean distinto con el que recuperar un espacio en el mundo europeo y hacerlo con el orgullo de quién empieza a construir su proyecto.

Cargando