¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El rompecabezas de la política francesa de cara a las legislativas

  • Valls podría ser expulsado del PS y sigue a la espera de una respuesta del movimiento de Macron
  • Benoît Hamon, el candidato socialista, anuncia la creación de un nuevo movimiento político en julio

El nuevo presidente electo de Francia, Emmanuel Macron, durante un acto / ()

El intento del ex jefe de gobierno socialista Manuel Valls de subirse en marcha al movimiento de Emmanuel Macron, o el de Bruno Le Maire por parte de Los Republicanos, ilustra el rompecabezas político francés. Los macronistas siguen dando largas a Valls, mientras los socialista (PS) examinan su expulsión.

Todos los partidos del Hexágono, desde la ultraderecha a la izquierda radical, han sido vapuleados por la victoria de Emmanuel Macron que, con su movimiento de solo 13 meses de existencia, rompe las líneas de derecha e izquierda; los partidos que han fracasado con sus respuestas a la globalización en la última década y media.

La preparación de las legislativas el 11 y el 18 de junio está desvelando la falta de liderazgo en todos los partidos tradicionales. En el bando conservador los Republicanos se dividen, el Frente Nacional duda en su estrategia (y la carismática diputada y sobrina de Le Pen, Marion Maréchal Le Pen dimite), el Partido Comunista (PCF) no logra el acuerdo con los insumisos de Mélenchon y acudirán por separado a los comicios; el partido Socialista (PS) se desintegra.

Un día después de que Manuel Valls declarara que "el Partido Socialista Francés está muerto", el que ha concurrido como candidato a las presidenciales tras haber ganado las primarias, Benoît Hamon, anuncia la creación de un movimiento político desde julio, "para reconstruir la izquierda inventiva". Su compañera de filas y alcaldesa de París, Anne Hidalgo, anuncia por su parte el suyo. Junto a otras mujeres como la alcaldesa de Lille, Martine Aubry, y la exministra de Justicia, Christiane Taubira. El movimiento se llamará 'Dès demain' (desde mañana). El problema es que los franceses buscan respuestas hoy.

Cargando