¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Una familia denuncia a una cafetería por el comentario que encontraron en su cuenta

La dueña de la cafetería asegura que se trataba de una "broma entre camareras"

La familia se encontró con un comentario inesperado. /

Una familia logroñesa ha optado por denunciar a una cafetería ante Consumo por un descalificativo que apareció escrito sobre la factura que recibieron después de merendar en el establecimiento. Tras unos cruasanes, cafés con leche, un zumo grande, un café solo y un 'colacao', la familia recibió la cuenta de 9,10 euros acompañada de la frase "niños repelentes" escrito a bolígrafo sobre ella.

Según recoge el diario LaRioja, el matrimonio con dos hijos de nueve años, acompañado de los abuelos y un tío de los niños, acudió a merendar a la panadería cafetería Granier de Víctor Pradera. La madre explica al medio que todo comenzó sobre ruedas, hasta que les dieron la factura: "Lo que empezó como una agradable merienda en familia acabó en un cachondeo con nuestros hijos de por medio."

Una "cosa entre camareras"

Tras terminar sus respectivas consumiciones, aparte del precio a abonar, la familia se encontró con el descalificativo, tal y como relata la mujer al diario LaRioja: "Justo en la parte de arriba del tique, escrito a boli, se podía leer la anotación 'niños repelentes'".

Dado que "los niños no habían dado guerra alguna", tal y asegura la madre, al principio se pensaron que se trataba de una broma. Por esa misma razón, decidieron ir a la barra a pedir explicaciones por el descalificativo y por un suplemento especial que aparecía en el tique y que no entendían. Fue entonces cuando les explicaron que era una "cosa entre las camareras".

La familia denuncia al establecimiento

Tras esta respuesta, la familia decidió pedir la hoja de reclamaciones, que ya ha sido registrada en la Dirección General de Justicia e Interior. En esta hoja, la madre denunció lo que considera un "insulto hacia nuestros hijos y nuestra familia" y que, además, no recibiera ningún tipo de perdón por los responsables del local. 

Mientras tanto, el establecimiento, tras ser contactado por LaRioja, ha explicado que se trata de un malententido. La propietaria del local ha asegurado que las camareras escribieron 'niños repelentes' en el tique para bromear con sus compañeros, a los que llaman 'niños', y que eran los encargados de cobrar esa mesa: "Ha sido una serie de desagradables y desgraciadas coincidencias".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?