¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Condenan a los padres que gastaban "bromas" a sus hijos para subirlas a YouTube

Pierden la custodia de sus hijos el pasado mes de mayo

El pasado mes de mayo, Mike y Heather Martin, una pareja natural de Baltimore (Estados Unidos), perdía la custodia de sus dos hijos tras las denuncias de un gran número de usuarios de YouTube.

Desde hacía más de un año, la pareja ganaba hasta 350.000 dólares al año (unos 320.000 euros) por gastarle "bromas" de escaso gusto a sus hijos para subirlas posteriormente a su perfil en la popular plataforma de vídeos, lo que llamó la atención a más de 800.000 seguidores. Bromas de mal gusto en la que los pequeños terminaban llorando o siendo ridiculizados. A pesar de que lo pasaban mal, los padres continuaban con las bromas con el objetivo de lucrarse de ello.

Cinco años de libertad condicional

Ahora, la pareja se ha enfrentado a un juez, quien les ha condenado a cinco años en libertad condicional por negligencia al cuidar de sus hijos y 5.000 dólares por cada cargo, un total de 20.000 dólares. Tal y como relata The Baltimore Sun, esta condena llega tras un acuerdo entre la defensa y el fiscal.

Según explica el medio, Heather y Michael Martin reconocieron las evidencias en su contra en relación a dos cargos de negligencia de menores, pero alegaron inocencia. Mientras tanto, los fiscales, basándose en una serie de evaluaciones psiquiátricas elaboradas por un neuropsicólogo, aseguraron que los menores sufren problemas psicológicos como resultado del abuso y de la tensión vivida por las repetidas bromas.

No podrán tener contacto con los hijos

A pesar de haber borrado cada uno de los vídeos de su canal y de haber reconocido las evidencias en su contra, los padres no podrán tener contacto con sus hijos de nuevo a menos de que tengan un permiso específico del juez. Al mismo tiempo, tampoco podrán publicar en redes sociales nada que tenga que ver con los dos pequeños.

En el vídeo que provocó un gran número de denuncias, que derivó en la condena que se ha dado a conocer, los padres empujaban al hijo de 9 años contra una estantería. Pero no ha sido el único vídeo polémico. Entre otras cosas, los padres animaban a sus hijos a pegarse entre ellos, les rompían sus juguetes para captar sus reacciones e incluso les llegaban a insultar.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?